Desde el New York Times contra Google y Facebook

Tribulaciones, lamento ¿y ocaso? de las empresas periodísticas

comentario de Martín Becerra

romoli

La siguiente entrada presenta comentarios sobre la crisis de los medios periodísticos y la economía del sector a partir de un artículo de opinión publicado por Matt Stoller en el New York Times el 17/10/2019. Complementa otro comentario sobre el mismo tema/problema, publicado en este blog. El formato es de una sucesión de twitts que, no obstante, pueden leerse sin dificultades.

 

La nota del New York Times es todo un síntoma de las tribulaciones, lamento ¿y ocaso? de las empresas periodísticas ante la emergencia del ecosistema digital. El autor, Stoller, sostiene que los diarios impresos perdieron dos tercios de la publicidad que recaudaban en 2006, que la cantidad de periodistas en ese segmento decreció un 47% y que 1300 comunidades en EEUU carecen de medios locales 😱

Según la nota, hay dos causantes de la crisis de las empresas periodísticas: 1. la concentración de la publicidad online en Google y Facebook como “monopolios globales”; 2. el colapso ético como consecuencia de que la publicidad financia redes sociales o un motores de búsqueda 🤔

Es interesante cómo el autor relaciona el dominio de las plataformas digitales por parte de Google y Facebook, y la captura de la renta online, con la relajación de las normas antitrust que se impuso en EEUU desde finales de la década de 1970… [Espacio publicitario] …tema que desarrollamos in extenso en este flamante paper que escribimos con @gmastrini para la UNESCO: “La convergencia de medios, telecomunicaciones e internet en la perspectiva de la competencia: hacia un enfoque multicomprensivo”

Así, entre 2004 y 2014, Google gastó US$ 23 mil millones comprando 145 empresas, incluido el gigante publicitario DoubleClick. Y Facebook gastó una cifra similar comprando 66 empresas, incluida WhatsApp. Ninguna de estas adquisiciones fue bloqueada como anticompetitiva. Esa expansión permitió a los dos gigantes digitales manejar la cadena de valor y la circulación de noticias y entretenimientos online, por lo que hoy las empresas de medios deben aceptar sus reglas de juego… o sucumbir ⚰️

Cuando The Wall Street Journal (News Corp) se negó a cumplir con los términos de referencia contractuales de Google, Google lo eliminó del indexador de sus búsquedas y el tráfico del periódico se redujo en un 44 por ciento. Para el autor no fue sólo la tecnología sino también la filosofía pro-concentración la partera de Google y Facebook. Las nuevas formas de publicidad, con su uso no regulado de datos y sus subastas opacas y complejas, habilitan el fraude utilizando bots y contenido falsificado ☠️

Resultado de estos cambios (políticos) es la centralización radical del poder sobre el flujo de información. Las plataformas tecnológicas controlan los ingresos por publicidad online, la principal fuente de financiación para las noticias, restándole así ingresos al periodismo.

Según la nota de opinión, los medios tradicionales tienen una histórica gimnasia para lidiar con los conflictos de interés derivados de la influencia editorial de las inversiones publicitarias (ejem), mientras que ese debate, “ético”, no se ha dado en las plataformas tecnológicas🧐

La combinación de concentración de poder y nuevos dilemas éticos por la financiación de las redes de información mediante publicidad, provoca una crisis para la democracia.
Es hora -reza la nota- de que las políticas públicas mitiguen este conflicto.

Para salvar la democracia hay que eliminar el control de Google y Facebook sobre la información como “bien común”, lo que, según el autor de esta columna en el New York Times, supone descentralizar esos mercados y distribuir de otro modo sus utilidades 😉

Nótese la coincidencia de la perspectiva del autor con la propuesta de la precandidata demócrata a la presidencia de EEUU, Elizabeth Warren, para separar funcionalmente a Facebook. Bueno, la nota propone hacer lo mismo con Google también. En concreto, la nota aboga porque los ingresos publicitarios sean canalizados hacia el periodismo, la cultura y el arte.

Finalmente: la nota parte del supuesto de que el periodismo “de calidad” (que no define) no comete tropelías como las campañas de desinformación y manipulación que tienen lugar en las plataformas de Facebook y Google.
Bueno, discrepo ¯\_(ツ)_/¯

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .