Publicado en Letra P el jueves 17/11/2016

Las señales son noticia

Por: Martín Becerra | Twitter: @aracalacana

En Argentina, los canales de información saturan la grilla en un mercado con publicidad en baja. Compiten con plataformas multimedia más dinámicas. Las apuestas de medios gráficos tradicionales.

Con LN+, La Nación se lanzó a hacer tele en una grilla saturada.

Una de las curiosidades del sistema de medios argentino es la abundancia de señales noticiosas en televisión en relación a la escasez que se registra, comparativamente, en la región. Lideradas en rating por TN (Grupo Clarín) y C5N (Indalo Media), el panorama incluye a Crónica TV (Grupo Olmos), América 24 (Grupo América),Canal 26 (Alberto Pierri), CN23 (Índalo Media), 360 TV (Electroingeniería) y, más recientemente, La Nación lanzó LN+. En tanto, uno de los dos canales de tv digital de editorial Perfil será informativo. La capacidad productiva y, sobre todo, adaptativa de estas señales a los cambios radicales en los usos sociales de los contenidos audiovisuales es muy heterogénea, así como lo son sus reacciones. Además, por su naturaleza, se trata de un ambiente muy sensible tanto a la inestable economía de la industria de medios como a los vaivenes políticos de la conducción estatal.

Como si fuera poco el hecho de tener semejante competencia y conservar cierto equilibrio sobre una soga cada vez delgada, alta y casi sin red, encima el escenario de convergencia entre medios audiovisuales, gráficos e Internet agrega perturbación: la producción de noticias audiovisuales ya no es monopolio de los canales (o señales de tv cable) sino que constituye el núcleo de actividad de otros medios, como los viejos diarios hoy reconvertidos en generadores y difusores de contenidos periodísticos. Como explicó Daniel Hadad (Infobae) este jueves en el congreso “Digital Media” de WAM IFRA, “durante décadas y hasta hace 20 años, un diario suponía el desafío de actualizar el contenido cada 24 horas; hoy, nosotros renovamos la información cada segundo y por múltiples plataformas (Facebook, Twitter, nuestra red) para que sea atractiva, rápida y accesible a través de distintos dispositivos, preferentemente móviles”. Esa información tiene, de modo creciente y en la medida en que la conectividad móvil atenúa sus limitaciones, formato audiovisual.

Por ello, algunas de las señales de noticias están cambiando de piel mientras que, sin que aumenten los recursos publicitarios para el sector ni haya líneas de financiamiento (formal), se agregan nuevos participantes con apuestas que provienen de empresas con origen en el periodismo gráfico. TN, la señal líder, inaugura nuevos estudios con “arquitectura convergente”, como la llamó Carlos de Elía, gerente de noticias de Artear. Lejos de la autopromocionada campaña por la que su existencia correría riesgo frente a la ley audiovisual votada por el Congreso en 2009, la señal de noticias del Grupo Clarín se integra con los informativos y la producción periodística de El Trece y de otras señales del conglomerado. TN tiene una estructura más pesada que el resto y, con sus nuevos estudios, encara la integración del broadcasting con la web, la combinación entre la lógica del entretenimiento y la de las noticias y la tensión entre la llamada “tiranía del clic” que tracciona hacia la viralización de contenidos frívolos y el desafío editorial de sostener una agenda de cobertura de información y opinión mayor que la de sus competidores. Esa agenda conforma, en todas las señales de noticias, parte de su influencia pública y, por lo tanto, de su razón de ser.

Más livianas, por su corta historia, son las apuestas de La Nación y Perfil con sus canales de noticias. El primero (LN+) parece aún en prueba piloto, ya que la propuesta de programación y su estilo están alejados del lenguaje audiovisual y sus recursos son limitados (ni siquiera aparecen hora y temperatura en la pantalla) y el segundo (Perfil TV) tiene el desafío de construir un producto que no sea gráfico (con la web hasta ahora no lo logró) y la oportunidad de interpelar a una audiencia que, por el momento, cuenta con una oferta dicotómica entre posiciones alineadas con el gobierno de Mauricio Macri (TN, LN+, América 24) y las opositoras (C5N, CN23, 360TV). Estas últimas, gerenciadas por grupos beneficiados de forma extraordinaria con recursos públicos durante las gestiones de Cristina Fernández de Kirchner, atraviesan serias dificultades económicas y, aunque en el caso de C5N disputa rating nada menos que a TN, se hallan en venta.

En estas condiciones, nuevas propuestas e interesados en medios en venta podría decirse que deberían escasear, pero la originalidad de la producción y circulación de la información audiovisual argentina permite observar el escenario a la espera de nuevas sorpresas.

@aracalacana

Anuncios