El ingreso de Viacom, desafío para Clarín

Publicado en El Economista el 16 noviembre de 2016

“EL INGRESO DE VIACOM ES UN DESAFÍO PARA CLARÍN”

Becerra

La compra de Telefé por US$ 345 M por parte de Viacom modificará el tablero del mercado de los medios de comunicación, aunque no es seguro que vaya a tener un impacto significativo para la economía en su conjunto o para el Gobierno, en particular y más allá del enfoque con que buscará presentar la noticia. Así lo sostiene el analista de medios Martín Becerra, que analizó los alcances de la operación ante la consulta de El Economista.

¿Qué implicancias tendrá una operación de esta magnitud en el mercado audiovisual?

Significa la aparición de un nuevo actor, muy potente, que evidentemente va a tener impacto en el mercado, tanto en el tipo de contenidos que se producen como la lógica con que se hace. Hace muchos años que no había un gran grupo estadounidense operando canales de televisión abierta –y de un canal líder, como es Telefé–, y lo que ocurre siempre con Telefé y Canal 13 es que disciplinan al resto del mercado. Pero también dependerá de las decisiones que se tomen. Si, como dicen los principales ejecutivos de Viacom, la idea es convertir a Buenos Aires en una suerte de polo productor de contenidos para toda América Latina, eso le puede introducir al sector de televisión abierta algunas variantes productivas que si bien la propia Telefé ya tenía (porque tenía una política de producción y exportación bastante consolidada), aparentemente, se van a acentuar. Eso puede ser interesante.

¿Para la economía argentina en general puede ser significativo o es marginal?

En principio, se trata del reemplazo de un grupo internacional por otro, no sabemos todavía cuáles son los planes de inversión real. El Gobierno y los predicadores mediáticos que tiene hablan de esto como una inversión, pero yo sería más cauto. Para Viacom es una inversión, pero en todo caso es una desinversión para Telefónica.

¿Qué representa para Clarín, el otro gran actor del sector?

Para Clarín es un desafío. En principio, si bien Telefé funcionaba muy bien y le ganaba en rating, aunque disputando palmo a palmo con Canal 13, hay que señalar también que no era prioritario para Telefónica como unidad de negocios. Creo que Viacom va a ser más agresivo en todo sentido. No veo que Telefé, para Viacom, vaya a tener un lugar tan secundario dentro de su estrategia corporativa como lo tuvo para Telefónica, porque es el corazón de su actividad. En ese sentido, es interesante porque le agrega una posibilidad de mayor competitividad a la TV abierta, y en el segmento líder. Para Clarín va a ser todo un desafío ver cómo responde a las estrategias que desarrolle Viacom.

¿La aparición de Viacom puede poner fin o al menos un paréntesis a ese escenario ideal que había logrado el Grupo?

No lo creo. Por lo menos por ahora, a nivel regulatorio, el Grupo Clarín está de parabienes, no tiene ninguna nube en el horizonte. Veremos qué pasa en los próximos meses. Con Viacom aparece alguna competencia, pero hasta ahora la posición que logró Clarín en términos de beneficios regulatorios que obtuvo del gobierno de Mauricio Macri no la logró ningún otro. Así que hasta ahora, al menos, parte de una pole position a la hora de pensar una competencia.

¿Para el Gobierno es una buena noticia?

En primer lugar, representa la llegada de un grupo estadounidense, lo que en TV abierta en Argentina es súper novedoso. El Gobierno y los medios difunden esto como el inicio de la llegada de la lluvia de inversiones, por lo que para el Gobierno ha sido una gran noticia. Pero en política comunicacional es el reemplazo de un grupo por otro. El marco regulatorio argentino actual lo permite porque tenemos un tratado de reciprocidad comercial con Estados Unidos; así que al revés, diría que es más cómoda la posición legal para justificar la presencia de Viacom que la que había para justificar lo injustificable, que era que Telefónica tuviera Telefé en el marco regulatorio vigente.

Pasando a otro tema, ¿qué evaluación hace del proyecto de ley de regulación de la pauta pública que se trata en el Senado?

Me parece que representa un avance. Se trata de regular para todos los poderes del Estado la publicidad oficial, con criterios de inclusión bastantes manifiestos, con el impedimento de que se haga proselitismo explícito con los recursos públicos de publicidad oficial y es un avance también que disponga que un porcentaje del total de la pauta tenga un criterio de ayuda o asistencia a medios de menor tamaño, pensando en la obligación que tiene el Gobierno de promover la diversidad informativa y que eso sea universal; es decir, que no sea penalizado con un sistema de precios y castigos en función de si el medio es oficialista u opositor, lo que viene sucediendo sistemáticamente en todos los gobiernos pasados y presentes.

¿Y desde el punto de vista del sector, teniendo en cuenta que muchos medios en Argentina deben gran parte de su financiamiento a la pauta pública?

También. Lo que pasa es que el proyecto establece como uno de los criterios de distribución de la pauta, entre otros, la cuota de mercado. Y eso en Argentina es muy problemático. En primer lugar, porque los sistemas de auditoría de ventas en diarios, radios y televisión solo funcionan en las grandes ciudades argentinas, no son un sistema federal; en segundo lugar, no son universales porque no todos los medios están incluidos en ese sistema; y en tercer lugar, suelen ser bastante objetados en su metodología, por lo que a la hora de pensar cuál es el porcentaje de ingresos que debe tener un medio en materia de publicidad oficial según su cuota en el mercado, hay que tener precaución, porque no es fácil auditar eso.

2 Comments

  1. TELEFÉ PASA A OTRAS MANOS:

    ¿Qué sucederá ahora que TELEFÉ pasa a otras manos?… Esta circunstancia, que siempre es de dominio público y es habitual que esto suceda, es un cambio que, a consecuencia de la finalización de una licencia o transferencia legal de acciones, tarde o temprano se produce con la titularidad de un canal de TV ABIERTA de carácter privado.

    Sin embargo, entre los activos que posee TELEFÉ en Buenos Aires está su canal denominado “espejo” en la banda de UHF, “asignado” a los efectos de la transición hacia la TV DIGITAL ABIERTA, mediante Resolución Nro. 35 AFSCA del 26 de febrero de 2015, como “licenciatario operador” del canal radioeléctrico 21 (actual “Canal Orbe 21” de la Iglesia Católica de la Argentina).

    A esto, se sumó a dicha “asignación” la Resolución 38 de ese mismo día, la cual estableció que sólo parte de ese canal fuera utilizado por la Iglesia Católica, una Institución de carácter público que había sido autorizada con mucha anterioridad, el 23 de octubre de 2001, mediante el Decreto del P.E.N. Nro. 1314, para el uso de todo ese espacio de manera completa.

    Si bien esto, desde ya, es una aberración jurídica, en la práctica, si se cumplen estas Resoluciones, ninguno de los dos titulares podrá así ejercer su legítimo derecho, en un futuro próximo, de utilizar el ancho de banda completo del canal radioeléctrico 21, que es clave para la TV DIGITAL ABIERTA que se viene.

    También, con esto no se cumple con lo que establecen los organismos de administración de frecuencias de países como el nuestro, signatarios de acuerdos internacionales que no admiten asignaciones de porciones menores a 6 MHz. de ancho de banda para cada canal del SERVICIO DE TV ABIERTA, ya sea éste de carácter analógico o digital.

    Por otra parte, la citada autorización por Decreto del P.E.N. a esta Institución Jurídica de Carácter Público, contemplada en el Código Civil, incluso el actual, no posee una licencia que puede caducar, como es el caso de las empresas privadas.

    Esta Institución Pública posee claros derechos adquiridos y debe poder ejercer la necesaria libertad de expresión utilizando, por lo menos, su muy exigua asignación primitiva (pero plataforma de sustentación al fin), para que así pueda multiplexar en un futuro próximo su canal radioeléctrico con diversas expresiones típicas de una Institución que tiene el derecho de estar presente con diversas señales de 24 horas, para todos, sin exclusión alguna.

    Las circunstancias imponen la presencia de la Iglesia con expresiones multifacéticas en la sociedad en general, frente a la infinidad de medios distintos en un país democrático como el nuestro, y, además, no debe fluctuar su asignación en función de un “licenciatario operador” que transporta su señal y así, la subordina.

    Toda esta situación muy irregular por cierto, que parece haber sido inadvertida, necesariamente se tendrá que empezar a subsanar modificando la citada Resolución 35, asignando otro canal, distinto al 21, a la empresa privada, para dejar así en plena libertad a la Iglesia para hacer uso completo de dicho canal radioeléctrico, restituyendo así su titularidad primitiva con la derogación de su similar Nro. 38, y al mismo tiempo dejar a la empresa privada que continúe con sus emisiones en forma legal, usando todo el canal radioeléctrico completo, como lo está haciendo actualmente TELEFÉ con el canal 34, que si bien estaba autorizado con carácter “experimental”, en el caso de que sea factible podría ser asignado en forma definitiva, si consideramos, además, que aún no se han implementado las mencionadas Resoluciones 35 y 38.

    Buenos Aires, 7 de noviembre de 2016.

    Ing. Alberto Cravenna (M.N. 1352)

    Ver ítem DOCUMENTOS del sitio web http://www.telemision21.com.ar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .