Clarín: rediseño conceptual, reorganización y ajuste

Clima de incertidumbre en Clarín. Apuntes sobre los cambios que lleva adelante la conducción del diario y que se conocerán el 20/10/2016 (@aracalacana *).

polakovic1313

Tras el anuncio de escisión en el grupo Clarín (ver “Separarse para expandirse” y “La posguerra tan ansiada“) se produce un temblor en el diario Clarín. Su público verá una de sus manifestaciones en menos de dos semanas. ¿La fecha? el 20 de octubre.

Ese día el diario Clarín saldrá con nuevo diseño (la tapa del día fue finalmente esta), que no es sólo gráfico sino conceptual. Esto explica una parte de la sorpresa y el malestar que hoy se respira en la redacción de calle Tacuarí 1846. ¿Qué cambia? Varias cuestiones:

La conducción del diario (los “Ricardos” Kirschbaum y Roa) piensa en un destinatario ABC1 como eje de las modificaciones. Su hipótesis es que el diario papel generalista está acabado y en consecuencia que el futuro del diario papel está en el nicho del segmento sociocultural y económico situado en el vértice de la pirámide social.

Que Kirschbaum & Roa sean los mentores del rediseño y dejen afuera a la flamante e hipermasculina “Mesa Central” (ver http://www.diariosobrediarios.com.ar/dsd/notas/5/3712-clarin-anuncio-cambios-en-su-redaccion.php#.V_Zjn-DhDcs …) ya es sugestivo, por estar ambos formados y comprometidos con (y ser productos de) la etapa del desarrollo de empresas periodísticas que ahora definen como acabada.

La “gestión del cambio”, un mantra de la literatura empresarial, es cuanto menos precaria en este caso donde la improvisación y la desatención de variables esenciales del “cambio” son manifiestas. Por ejemplo, la “Mesa Central” de la redacción fue anunciada un domingo (14/8) y a los pocos días su integración variaría, ya que a uno de sus integrantes lo echaron del diario (!). La articulación de esa “Mesa Central” es compleja, la vieja guardia colocó algunos allegados como estrategia de control y quienes hasta hace poco trabajaban en otros medios y fueron contratados por Clarín con promesa de protagonismo tienen limitaciones para intervenir en el proceso en curso.

Con el nuevo rediseño del diario Clarín (que el 16/10 Kirschbaum narró acá) desaparecen los suplementos Sí!, Mujer y Ollas y Sartenes. La sección “Medios” que salía los viernes deja de publicarse. En tanto, iEco sufre un cambio de piel.

La conducción del diario decidió también crear una sección que podría llamarse “Vamos” y que absorbería parte de Sociedad y Espectáculos con un estilo descontracturado que toma como ejemplo al suplemento “Sábado” de La Nación (pero sería diaria). El malestar en la redacción se sublima con humor: la nueva y aún nonata sección “Vamos” ya fue rebautizada como “¿Adónde vamos?” (o “¿adónde carajo vamos?”).

El cierre de suplementos que, paradójicamente, bien podrían sostener la aspiración de interpelar desde el papel al segmento ABC1 se complementa con el ajuste en la extensión de la propuesta cultural, Ñ (acaban de sacarle cuatro páginas). Este suplemento/semanario a su vez tendrá que lidiar con la superposición temática que la conducción del diario prevé con “Vamos”.

Además se incorpora Ignacio Zuleta (ex Ámbito Financiero) como columnista dominical con un panorama de rosca política. Este es otro síntoma de falta de timing, EMHO, porque el periodismo de rosca política es de nicho, para “gente como uno”, es decir, sobrepolitizada, lo que aumenta la autorreferencialidad y el riesgo de endogamia que es uno de los factores que influyen en la llamada “crisis del periodismo” y que provocan mayor desinterés en sus producciones. Lo extraño es que Clarín, el diario más vendido en la Argentina y uno de los más grandes de América Latina, se ampute la representación policlasista que signó buena parte de su historia. Pero como dice Marcos Mundstock de Les Luthiers, “allá ellos”.

Otra novedad: los domingos Osvaldo Pepe, quien hace dos meses estaba de salida, tendrá a su cargo la publicación de una entrevista larga, al estilo de las que hace Jorge Fontevecchia en Perfil.

En el medio del rediseño, en el diario Clarín hay una oferta de “retiros voluntarios” que suma incertidumbre y malestar en la redacción y está relacionada con el proceso de ajuste en el grupo al escindirse entre sus unidades de medios, productoras de contenidos (Grupo Clarín) y las de transporte y distribución de datos y señales (Cablevisión Holding). Los “retiros voluntarios” se desarrollan con dosis menores de despidos directos.

¿Cuál es el tamaño de redacción pretendido por el plan de “retiros voluntarios” de Clarín? ¿Depende de ese plan la prolongación de la jefatura bifronte Kirschbaum/Roa? ¿El número pretendido de “retiros voluntarios” influirá en el anunciado relevo del viejo generalato que condujo el “periodismo de guerra” que ejerció la empresa entre 2008 y fines de 2015 (coincidente con casi completos los dos mandatos de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta, en respuesta al enfrentamiento también alentado desde el gobierno)?

En fin, tormentoso presente el de Clarín, con una reorganización corporativa, un rediseño conceptual y un ajuste de su redacción en simultáneo. Como dice Christian Schwarz, sería interesante saber qué consultora asesora en la reestructuración organizativa y periodística. Hoy hay editores a cargo de nuevas secciones sin redactores a cargo, incertidumbre sobre la continuidad laboral, jefes sin mando y mandos cuyas jefaturas se suponían, en la redacción, agotadas.

Tras esas referencias sobre los cambios que atraviesa y presentará en público el diario Clarín el 16/10, mi opinión general en este video:

PD: así fue la tapa del diario el jueves 20/10/2016, cuyo título central es la masiva movilización contra la violencia de género:

nueva-tapa-clarin

(*) la interacción mejora estas líneas; ver el TL en Twitter.