Mariano Blejman analiza en Página 12 los planes de abono a las proveedoras del oligopólico mercado de telefonía móvil, que pueden afectar el principio de “neutralidad de la red” dado que los usuarios con mayor capacidad de pago tendrán preferencia a la hora de navegar por Internet y utilizar aplicaciones.

EL USO DE INTERNET DESDE DISPOSITIVOS MOVILES

Cambio de planes

En un año se cuadruplicó la venta de teléfonos inteligentes en el mercado argentino. Sin embargo, desaparecieron casi todos los planes de datos con tarifa plana. Personal, Claro y Movistar explican por qué.

Por Mariano Blejman

La cantidad de dispositivos móviles con acceso a Internet se cuadruplicó en el último año para Personal, y por ende podría decirse que en 2010 se cuadruplicó el tráfico a nivel general. Gracias al desarrollo de la red 3g (una red de tercera generación que aceleró la transmisión de datos móviles), los artefactos inteligentes llegaron para quedarse: teléfonos inteligentes, tabletas y modem usb se ven no sólo en los centros urbanos sino en lejanos rincones de la patria. Ahora, las preguntas: ¿cuáles son los mejores planes?, ¿cuáles son los riesgos de que navegar por Internet naufrague en un sistema desregulado?, ¿la red de telefonía celular puede soportar tamaño crecimiento del uso de Internet? Las tres operadoras de telefonía móvil con licencia en la Argentina ofrecen planes para acceder a Internet con diferente espíritu: Personal, Movistar y Claro despliegan una serie de paquetes y ofertas demasiado amplia en opciones, pero algo confusa en la aplicación, y tienen como “plan” desterrar la tarifa plana. Mientras tanto, la solución BlackBerry recorre su propio camino.

El asunto es que los planes diferenciados de estas empresas podrían estar afectando la llamada “neutralidad de Internet”. La venta de teléfonos móviles inteligentes (que pueden correr aplicaciones de terceros) ha crecido de manera exponencial: la guerra incluye a iPhone de Apple por un lado, contra una gran cantidad de dispositivos con sistema operativo Android, el sistema para celulares desarrollado por Google que en la Argentina fue traído por Motorola y Samsung. Si bien Nokia fue históricamente un líder en venta de teléfonos a nivel mundial, recién con el acuerdo alcanzado con Microsoft (que hará que los próximos teléfonos inteligentes de Nokia vengan con el sistema Windows Phone 7) intentará recuperar terreno.

La neutralidad de Internet está discutiéndose en todo el mundo. La idea se basa en una regla simple: todos los datos deben ser tratados de la misma manera por las empresas que dan acceso a Internet. Más allá de algunos conflictos esporádicos, la neutralidad de Internet permitió que la red se desarrollara como hasta ahora: cualquier servicio corre a la misma velocidad. A fines del año pasado, la Federal Communications Commission (FCC) de Estados Unidos sentenció que debía respetarse la neutralidad de Internet a través de la Internet “cableada” mientras abrió la puerta para que las operadoras telefónicas ofrecieran servicios diferenciales. En concreto, The New York Times denunció que un posible acuerdo entre Google y Verizon podría acabar con la neutralidad de Internet.

Debido al crecimiento exponencial de los dispositivos móviles conectados a Internet, las operadoras optaron por soluciones diferentes para regular el tráfico en distintas partes del mundo, incluso cuando se trata de las mismas empresas. La operadora AT&T decidió retirar en junio pasado del mercado estadounidense los planes de tarifa plana que tenía por U$S 30 ($ 120) y ofrecer planes por U$S 25 ($ 100) con un máximo de 2 gb de consumo, mientras que cobrarían U$S 10 por cada giga adicional. En España, Movistar –la misma Movistar que en la Argentina– ofrece planes que van desde los 39 euros ($ 200) con tarifa plana a toda velocidad hasta planes de 19 euros ($ 100) con velocidad limitada. La neutralidad de Internet no es lo mismo que la tarifa plana. Consiste en tratar a todos los servicios de datos a una misma velocidad. Pero en la búsqueda de ofrecer servicios diferenciados para controlar el tráfico, las compañías de teléfonos celulares podrían estar birlando ese principio de neutralidad.

Nada Personal

En la Argentina, la oferta de planes de tarifa plana prácticamente ha desaparecido: sólo queda un plan de Personal ilimitado (con un tráfico de datos de 10 gb a toda velocidad que baja a una velocidad del 10 por ciento, cuando supera esos datos descargados). “No tenemos problemas en mantener el plan, pero no a un precio que termine degradando la calidad de la red”, dice Ignacio Nores, director de marketing de Personal. Por otro lado, queda la opción de usar la red de BlackBerry que se mantiene fija, siempre y cuando sea dentro de las aplicaciones de este teléfono (ver recuadro). Las otras dos operadoras, Claro y Movistar, y el resto de los planes proponen servicios “ilimitados”, pero con tráfico restringido. Es decir, el usuario puede navegar “todo lo que quiera”, pero si pasa una cantidad de tráfico deberá pagar un extra. Para Sandra González, de Adecua (Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina), “es necesaria una regulación de los servicios, ya que las compañías de celulares están a la cabeza de las demandas”. Según Nores, de Personal, los teléfonos inteligentes van a seguir creciendo en términos de tráfico absoluto por las redes sociales, el correo electrónico y, básicamente, el video. “Hemos visto que el 70 por ciento del tráfico móvil va a ser de videos en 2015. ¿De dónde va a venir semejante crecimiento? En gran medida del streaming de YouTube”, asegura Nores. Para el directivo de Personal, el consumo promedio de datos ronda los 200 megas por mes. Personal, además, dice manejar el 50 por ciento del mercado de teléfonos inteligentes en la Argentina.

Moviestrella

El caso de Movistar muestra las diferencias de comportamiento de las operadoras telefónicas dentro y fuera del país. Como se dijo, Telefónica ofrece servicios de tarifa plana en España con costos que rondan los 19 euros, mientras que en la Argentina el plan más alto de Movistar Full cuesta $ 289 e incluye –además de las llamadas y los mensajes– un máximo de consumo de 700 mb. Para Leandro Musciano, director de productos y servicios de Movistar, la tarifa plana en teléfonos celulares tiende a desaparecer. “Movistar nació con tarifas planas, pero ahora pensamos que no es un mercado que pueda pagar tarifas planas que rondarían los $ 200.” Movistar tiene como ofertas tráficos “ilimitados” para usos particulares y planes con tráficos limitados con ciertos niveles de descarga que van desde los 500 mb, 1 gb y 3 gb por mes. “Estamos buscando soluciones más inteligentes en un valor de mercado razonable. Nos preguntamos cuáles son los usos más comunes que la gente tiene sobre Internet móvil, que es navegar en redes sociales, chatear, acceder al correo. Y tenemos tarifas planas para esos servicios, más una cierta cantidad de datos para cualquier uso.” Musciano asegura que la ausencia de tarifa plana total para dispositivos móviles no tiene que ver con el aumento de la demanda sino con una “cuestión de precios”. Pero esa disección de los servicios que permite diferenciar el uso de correos electrónicos y web de servicios p2p o de intercambio de archivos ha sido tema de debate a nivel mundial. En septiembre del año pasado, Asa Dotzler –vocero de Mozilla Foundation– le dijo a este diario: “Un byte es un byte, y debe ser tratado como tal”.

En Movistar, los teléfonos inteligentes contribuyen casi al 40 por ciento de las altas con terminal. “Esa proporción va cambiando rápidamente. Y se da con un aumento de la facturación por la venta de paquetes, sobre clientes nuevos y también sobre clientes existentes.” Musciano entiende la evolución de los teléfonos inteligentes como un cambio de paradigma en materia de software. “Hasta el año pasado, cada fabricante tenía sus teléfonos inteligentes con sistemas propios. Salvo Apple que desarrolló su sistema operativo y Nokia que trabajaba con Symbian –aunque ahora empezará a trabajar con Windows Phone 7–, el resto de las compañías apostó por Android, lo cual hizo que sea uno de los más vendidos.” Pero también con una vasta cantidad de versiones no siempre actualizables. Cabe decir, tampoco es sencilla la actualización de teléfonos inteligentes BlackBerry o iPhone. Según Movistar, hay actualmente cerca de un millón de usuarios de su base de clientes que usa algún tipo de servicio de datos.

Claromecopa

No es simple, ni es muy claro. La oferta de servicios de Claro para acceder a Internet dista mucho de alumbrar con mucha luz. Básicamente, como el resto de las operadoras, tienen planes combinados con minutos, mensajes de textos y capacidad de datos. Algunos son con factura y otros prepagos. Pero la tarifa plana tampoco existe en Claro, y menos que menos queda claro cuánto hay que pagar por los gastos excedentes. “Los planes de tarifa plana demostraron generar muchos problemas por los consumos muy altos para descargas p2p. Los planes de datos móviles ponderan la comunicación. No son productos creados para descargas de mucha capacidad. En algún momento fueron ilimitados, ahora son libres por un tiempo determinado para que los usuarios no dejen prendidos los teléfonos bajando cosas por 20 días”, dice Fernando del Río, de Claro.

Del Río asegura que un cliente “normal” consume entre 500 a 600 mb por mes, mientras que un cliente de “banda ancha móvil” consume entre 1 y 2 gb. “Pero existe otra categoría que consume cualquier cantidad de datos porque deja en el teléfono bajando la trilogía de El señor de los anillos.” Del Río cree que hay por lo menos un 15 por ciento de teléfonos inteligentes en el mercado, con terminales como BlackBerry, Samsung, Motorola y Nokia que bajan precios y compiten fuertemente. ¿Cómo era el mundo sin teléfonos inteligentes? Basta retrotraerse a 2007, cuando Apple lanzó el iPhone para revolucionar el concepto de lo deseable. “Pero el iPhone es un producto de segmento, con una estética y un concepto muy innovador. No es el único, ni el elegido por todos”, dice Del Río.

En algún momento, la telefonía móvil va a adoptar la red 4g, con una velocidad que permitirá reproducir videos en tiempo real entre teléfonos de una manera aceptable. Por ahora, sólo Personal hizo pruebas con la nueva red 4g y la mayoría de los teléfonos inteligentes del mercado está pensada para la red 3g. “Tenemos que profundizar el crecimiento de la red 3g.” Claro tiene llegada 3g a 270 ciudades, lo cual cubre hasta un 80 por ciento del territorio. Y el crecimiento de teléfonos inteligentes está directamente relacionado con la explosión de las redes sociales y la vida en Internet. “Cada vez más la gente quiere llevar sus mails, sus contactos, sus citas y sus aplicaciones consigo. Se ha popularizado tanto que nadie puede quedar fuera de esto”, dice Del Río. Viviremos conectados, claro, pero con un mercado desregulado, con el aumento indiscriminado de consumo de Internet móvil y la poca pasión de los proveedores por respetar la neutralidad de Internet, el sueño de la tarifa plana móvil parece quedar colgada de una nube.