La crisis económica en Europa afecta a algunos de los medios más tradicionales y respetados, como el diario Le Monde, que anunció a sus lectores que busca “capitalizarse” frente a una millonaria deuda y a la vez, preservar su identidad como periódico democrático. Una sociedad de empresarios ligados políticamente a la socialdemocracia francesa adquirieron las acciones, pese a la oposición del presidente galo, Nicolás Sarkozy. Interesantes notas de El Cronista y de Luisa Corradini en La Nación, quien no obstante comete el error de considerar como “de centroizquierda” al grupo español Prisa (dueño en la Argentina de Radio Continental).

EL DIARIO AFRONTA PROBLEMAS FINANCIEROS

Le Monde, el diario francés más prestigioso, ya tiene nuevos dueños, que tendrán la dura misión de sacarlos de la crisis por la que atraviesa.

Un consorcio de empresarios en el que sobresalen Pierre Bergé –socio y mecenas del socio del gurú de la moda Yves Saint-Laurent, con quien fundó la casa de moda– y Xavier Niel –un empresario de Internet que cimentó su fortuna a través de la pornografía–, se quedaron con el medio gráfico. Además, en el conglomerado aparece el banquero Matthieu Pigasse, también dueño de la revista Inrockuptibles.

La victoria del trío quedó sellada luego de que Orange France Telecom y Nouvel Observateur, dos de las compañías que habían expresado en conjunto su intención de comprar el periódico, anunciaran ayer que retirarían las ofertas que habían acercado en su momento. Así lo informó el Consejo de Vigilancia de Le Monde. También había participado de la compulsa el grupo español Prisa.

Según fuentes del diario, la oferta de los tres empresarios recibió 11 de los 20 votos del Consejo de Vigilancia. Los periodistas del prestigioso diario francés ya habían preferido el viernes por amplia mayoría la oferta de compra de Bergé-Niel-Pigasse, que obtuvo el 90,84% de los votos de la Sociedad de Redactores de Le Monde (SRM).

La Sociedad de Ejecutivos de Le Monde (SCM) y la Sociedad de Empleados de Le Monde (SDEM) también aprobaron la oferta elegida por los periodistas. Entre los argumentos que llevaron a los empresarios a alzarse con estos votos, figura que se les ofreció a los trabajadores “total independencia”.

El desembarco del trío en Le Monde no era bienvenido por el presidente francés Nicolas Sarkozy, quien había convocado al director de Le Monde, Eric Fottorino, para transmitirle que esa oferta no le agradaba.

Bergé, uno de los empresarios que financió la campaña presidencial de la socialista Segolene Royal en 2007 –y que compitió justamente con el actual primer mandatario de Francia, en tanto, había criticado la interferencia presidencial.

Varios interesados, entre ellos un multimillonario ruso, se sumaron a la carrera para tomar el control de Le Monde, que hoy por hoy es más un símbolo de status que una empresa capaz de ganar dinero.

El histórico diario francés luchó para sobrevivir en la era de Internet, y busca inversores dispuestos a poner dinero en el periódico y pagar su deuda de 123 millones de dólares.

Le Monde cuenta con unos 280 periodistas y tiene una circulación de unos 320.000 ejemplares diarios.

Pigasse dijo que “sólo una política ambiciosa de refuerzo de la oferta editorial y de inversión en la actividad digital podrá confortar el futuro del grupo”, en relación a los movimientos que llevará adelante la compañía para salir del rojo.

El presidente de la Sociedad de Redactores de Le Monde subrayó su sentimiento de que el trío “BNP está dispuesto a confiar en el saber hacer” de los equipos del grupo, que gestiona el diario, la página web y varias revistas, entre ellas Telerama y Courrier International.

Además, los empresarios de comprometieron a poner a disposición los medios financieros de los que carecieron durante los últimos años para desarrollarse. Bergé y sus socios propusieron desembolsar alrededor de u$s 90 millones, para volver a poner de pie a la editorial, 10 millones de euros más de los que habían ofrecido el resto de los competidores que peleaban por Le Monde.

Los periodistas eran hasta ahora accionistas

Le Monde busca un inversor para salir de la crisis

El prestigioso diario francés explicó a sus lectores que necesita recapitalizar la empresa

Luisa Corradini
Corresponsal en Francia

Le Monde , considerado el diario más prestigioso e influyente de Francia, dio ayer un paso histórico al publicar un editorial de primera página firmado por su director, Eric Fottorino, para explicar las angustias financieras que lo obligan a buscar un socio capaz de recapitalizar la empresa y garantizar su “perennidad e independencia”.

“La operación deberá concretarse antes de mediados de junio con la elección de un nuevo socio que, solo o con otros inversores, asumirá una mayoría en el capital”, escribe Fottorino.

El grupo -que reúne títulos como Le Monde , Courrier International , Télérama o La Vie y emplea a 1000 personas- está agobiado por una deuda de 105 millones de euros (127 millones de dólares), de los cuales debe reembolsar rápidamente unos 30 millones. Le Monde , buque insignia de ese conglomerado, fue fundado por Hubert de Beuve-Méry en 1944 cuando París acababa de ser liberada de la ocupación nazi.

En su editorial, Fottorino señala que, desde hace casi 60 años, los periodistas son “accionistas de referencia” del diario, y reconoce que la recapitalización marcará un “cambio histórico” para la publicación.

Los eventuales socios que hasta ahora se han manifestado son Claude Perdriel, propietario del grupo Nouvel Observateur; el español Prisa, propietario del diario El País , de Madrid, y que ya tiene acciones en Le Monde , y un trío compuesto por el empresario Pierre Bergé (ex compañero sentimental de Yves Saint-Laurent), el banquero Matthieu Pigasse (del banco Lazard, a través del cual colabora con la Argentina en la negociación de los bonos de la deuda), y Xavier Neil, presidente de Free, uno de los tres grandes operadores de telefonía e Internet en Francia. Ideológicamente, todos esos pretendientes pueden ser identificados con la centroizquierda.

A esos candidatos se agregan el grupo de prensa suizo Ringier (que edita sobre todo el diario Le Temps ) y el empresario italiano Carlo de Benedetti, dueño de la Editoriale L´Espresso (que también publica el diario de izquierda La Repubblica ). Oficialmente, ninguno de estos dos últimos ha declarado todavía sus ambiciones.

Independencia asegurada

Quien sea finalmente escogido no sólo tendrá que asumir importantes obligaciones financieras. Los periodistas del grupo exigen “obtener la garantía de que el nuevo accionista nunca intervendrá en los contenidos de nuestras publicaciones, en un período en el cual la elección presidencial de 2012 ya ocupa los espíritus”, anota Fottorino.

“No estamos al servicio de nadie. Sólo pretendemos servir a Le Monde y no servirnos de él”, aseguró el trío Bergé-Pigasse-Niels, que promete una inversión de 100 millones de euros. “Nuestro proyecto está construido en torno a una palabra: independencia”, escribieron al presidente del Consejo de Supervisión del diario, Louis Schweitzer.

El respeto de esa independencia es casi sagrado para otro de los candidatos: “Esos principios estarán escritos y son simples: uno, la gestión corresponde exclusivamente a los accionistas y la dirección; dos, la autoridad redaccional depende únicamente de los periodistas”, declaró Denis Olivennes, presidente del directorio de Le Nouvel Observateur.

Desde el punto de vista político, Olivennes no oculta que el proyecto Perdriel consiste en “constituir un grupo de prensa de centroizquierda, poderoso, independiente de todos los poderes: el gobierno, los partidos, la bolsa, la banca?”. Se trata, a su juicio, de “proteger mejor la libertad editorial de todo el grupo”.

Al referirse a la imperiosa necesidad de hallar esa recapitalización, Fottorino recordó el último y “doloroso” plan de 2008, que significó la salida del grupo de 130 personas. Actualmente, la redacción tiene un plantel de 280 periodistas y 20 corresponsales en el exterior.

En su editorial, el director de Le Monde asegura que, a pesar de que 2009 fue “sin dudas el peor año jamás registrado por los medios de comunicación en términos de ingresos, nuestro grupo obtuvo un resultado operativo positivo”. El tiraje de la edición de ayer fue de 357.742 ejemplares. En 2009, la venta neta fue de 288.049 ejemplares diarios, una reducción de 4,14% en relación con 2008.

Anuncios