En abril se lanza la implantación de la televisión digital terrestre (TDT), que desarrolla el gobierno y que tiene como como destinatarios a los hogares con menores recursos, carentes de abono a la televisión por cable. Notas de Fernando Krakowiak en Página 12. El gobierno subsidiará o distribuirá gratuitamente los conversores entre los beneficiarios de planes sociales, a través de intendentes. El desarrollo de la TDT, cuando cuente con más señales (además de Canal 7 y Encuentro) y se expanda geográficametne (al comienzo está prevista su distribución sólo en el AMBA) podría competir con los cableros del interior del país, a la vez que forzar a los grandes operadores de cable a ofrecer un paquete básico con “tarifa social”. Notas de Sebastián Iñurrieta y Rodolfo Barros en Perfil.

SE REUNIO AYER EL FORO CONSULTIVO DEL NUEVO SISTEMA DIGITAL

La televisión que se viene

El ministro Julio De Vido confirmó que se construirán 47 plantas de transmisión de TDT. La prioridad es ofrecer contenidos gratuitos, con mejor calidad de imagen y sonido e interactividad, para cuatro millones de hogares que no tienen cable ni satélite.

Por Fernando Krakowiak

El ministro de Planificación, Julio De Vido, confirmó ayer que se construirán 47 plantas de transmisión de Televisión Digital Terrestre (TDT) para garantizarle cobertura potencial al 75 por ciento de la población a fin de año. La prioridad es ofrecer contenidos gratuitos, con mejor calidad de imagen y sonido e interactividad, para cuatro millones de hogares que no tienen cable ni satélite. Para captar las señales en los televisores analógicos será necesario comprar un conversor, pero el Estado hará un aporte regalándole un millón de esos aparatos a jubilados y beneficiarios de planes sociales. Canal 7 y Encuentro transmitirán en digital desde fines de abril y tres meses después se sumará un canal infantil y otro de cine argentino. La intención oficial es que también puedan ofrecer señales desde las plataformas digitales las asociaciones sin fines de lucro, pues la nueva ley de medios les reservó un tercio del espectro, pero la Justicia bloqueó la aplicación de la norma. Por ese motivo, Gabriel Mariotto, presidente del directorio de Afsca, nuevo organismo regulador, llamó ayer a movilizarse el 15 de abril desde Congreso a Tribunales para exigir la vigencia de la ley.

Los avances y las dificultades que se están registrando en la implementación de la TDT se debatieron ayer en la reunión del Foro Consultivo del Sistema Argentino de Televisión Digital, que se realizó en el microcine del Ministerio de Economía, con la presencia de industriales, asociaciones intermedias, investigadores de universidades y funcionarios de las distintas áreas que coordinan la puesta en marcha del proyecto. Este nuevo sistema permitirá ofrecer hasta seis canales digitales de definición estándar y una señal para teléfonos celulares en el mismo ancho de banda que requiere actualmente un canal analógico (6 mhz), porque utiliza una moderna tecnología de compresión de imágenes llamada MPEG4. De este modo, se le abren posibilidades a nuevos actores que estaban excluidos del sistema de radiodifusión por las restricciones que imponía el espectro.

A partir de ahora, universidades, sindicatos y asociaciones intermedias podrían tener su propio canal. Para ello es necesario reglamentar el pasaje del sistema analógico al digital y el criterio para la asignación de las nuevas frecuencias que surgirán a partir de la optimización del uso del espectro. Sin embargo, la Justicia bloqueó la ley de medios audiovisuales y por ahora los únicos actores que pueden avanzar hacia la digitalización son los que ya tenían licencias. “Esta situación beneficia a los medios concentrados. Por eso entre todos tenemos que militar para que la ley entre en vigencia”, aseguró a Página/12 Gabriel Mariotto.

Mientras la Corte Suprema resuelve la controversia, el Estado avanzará con la transmisión en digital de Canal 7, Encuentro, el infantil Paka Paka y la señal del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, donde se emitirán películas argentinas y latinoamericanas. “A fin de año queremos llegar a ofrecer unas 20 señales. Ya estamos haciendo alianzas con canales públicos internacionales y algunos privados”, adelantó a este diario Tristán Bauer, presidente de Radio y Televisión Argentina.

El Gobierno busca sumar a las asociaciones intermedias y a nuevos operadores privados porque quiere dejar en claro que la TDT no será un sistema de propaganda oficial. “Es un error pensar que la implementación de la televisión digital es para armar un multimedios K. Eso es un reduccionismo extremo de quienes sólo critican sin conocer a fondo lo que estamos proponiendo”, remarcó De Vido en el cierre del encuentro.

Además de promover una mayor oferta de contenidos, se busca aprovechar este desarrollo tecnológico para darle impulso a la industria nacional a partir de la fabricación de conversores, antenas y otra serie de insumos. El sistema utilizará también un software abierto que permitirá desarrollar aplicativos para potenciar las ventajas de la TDT, sobre todo en lo que refiere a la interactividad.

CANAL 7 COMENZARA A EMITIR EN ABRIL LA TDT

El desembarco digital

El Gobierno tiene previsto construir 45 plantas transmisoras este año y comprar un millón de conversores, diseñados y armados en el país, para repartir entre familias de bajos recursos.

Por Fernando Krakowiak

La elección de la norma japonesa de Televisión Digital Terrestre (TDT) fue sólo el comienzo. El Gobierno está avanzando ahora con la implementación de este nuevo sistema que permitirá multiplicar la oferta de canales de aire e incluso poder verlos en celulares y computadoras. Canal 7 comenzará a transmitir el mes que viene en Capital Federal y parte del conurbano y luego está previsto construir otras 45 plantas para extender la zona de cobertura. Para captar la señal en los televisores hogareños será necesario comprar un conversor que actualmente se consigue por 800 pesos, aunque la expectativa es que los precios bajen a medida que el sistema se popularice. Además, el Gobierno tiene previsto distribuir gratis un millón de estos aparatos entre familias de bajos recursos. Para los abonados al cable y al satélite nada cambiara, porque la conversión la realizará su prestador, aunque si la oferta digital es amplia podrían verse tentados a abandonar la televisión paga.

La planta transmisora de Canal 7 fue donada por el gobierno de Japón y ya está instalada en el edificio donde funcionan los ministerios de Desarrollo Social y de Salud. Desde allí se emitirán las primeras señales digitales del país, abarcando un radio aproximado de 60 kilómetros. Por su parte, ArSat, la empresa estatal encargada de desarrollar e implementar la Plataforma Nacional de TDT, terminó de realizar las evaluaciones de las ofertas recibidas para la construcción de otras 25 plantas de transmisión y en los próximos días se adjudicarán las obras. Luego se realizará un concurso de compra por otras 20, pues la intención oficial es tener 45 en funcionamiento para fin de año. No es un proceso sencillo, porque se requiere instalar torres de hasta 150 metros en las principales ciudades del país. Por lo tanto, mientras se avanza con esa tarea, la TDT se complementará con la Televisión Satelital Directa al Hogar (TDH), una alternativa para llegar a los hogares más alejados. Ambos sistemas están bajo el paraguas de lo que se bautizó TDA (Televisión Digital Abierta).

En lo que respecta a los conversores que va a comprar el Estado, ya hubo un pedido de ofertas y se presentaron varios proyectos que se están evaluando. La intención oficial es que sea un aparato de alta gama, que incluya un canal de retorno para poder ofrecer interactividad, y que sirva a su vez para incentivar la industria electrónica local. Si bien el procesador y otros insumos clave son importados, el diseño de la placa es nacional y su armado se realizará en el país. “Un settop box lleva entre 400 y 600 componentes. El Estado está abriendo un mercado que no existía y probablemente en el mediano plazo haya una producción nacional de componentes muy importante”, señaló a Página/12 Osvaldo Nemirovsci, coordinador del Sistema Argentino de Televisión Digital (SATV). De hecho, desde el inicio del proceso se convocó a los proveedores locales para ver qué podían aportar. El Gobierno quiere que los primeros conversores que va a financiar estén listos para el Mundial de Fútbol, aunque sólo va a abastecer a los sectores más humildes. El resto de los interesados podrán comprarlos en el mercado, en la medida en que los aparatos vayan siendo homologados por el Estado. También estará la opción de ver la TDT en los celulares. Personal y Movistar confirmaron ayer a este diario que ya trabajan en el diseño de aparatos que puedan capar la señal digital.

La expansión de la TDT dependerá fundamentalmente de la oferta de señales. Por eso al mismo tiempo que se avanza con las plantas transmisoras y los conversores, el Gobierno negocia con los radiodifusores para que digitalicen cuanto antes sus contenidos. “En algunos medios salió que el Gobierno está trabajando para armar un conglomerado de señales oficialistas, pero eso no es cierto. Nosotros estamos colaborando lo máximo posible para que se sumen a la digitalización y la gente tenga la posibilidad de ver más canales”, afirmó a este diario Luis Vitullo, secretario ejecutivo del Consejo Asesor del SATV, que preside el ministro de Planificación, Julio De Vido. De hecho, el Gobierno envió a Japón a un grupo de veinte ingenieros para capacitarse con esta nueva tecnología, los cuales están a disposición de los radiodifusores que requieran asistencia técnica. Incluso se está evaluando ofrecerles a los canales que tienen dificultades las plantas transmisoras que va a construir el Estado para que puedan subir su señal, pero todavía no se ha podido avanzar en esa dirección, porque el plan de transición está demorado debido a las trabas que le puso la Justicia a la nueva ley de medios audiovisuales.

El próximo martes se reunirá el Foro Consultivo Nacional, espacio que comparte el Gobierno con industriales, radiodifusores y universidades, para delinear la estrategia que se va a tomar para la transición. Está previsto difundir el cronograma de construcción de las torres, definir cómo se van a entregar los conversores y dar algunas pautas sobre cómo sortear los impedimentos que genera el freno a la ley de medios.

Guerra tecnologica contra clarin

Llega la TV digital para los que cobran planes sociales

En abril comienza a funcionar en Capital y el Conurbano y habrá decodificadores gratis para un millón de beneficiarios. Los distribuirán los intendentes.
Por Sebastian Iñurrieta

El mes que viene se iniciará una nueva batalla “mediática” del Gobierno. La puesta en marcha del sistema de TV digital combinará la innovación tecnológica y el beneficio social con la profundización de la guerra con el Grupo Clarín y, probablemente, el clientelismo político. Es que el Gobierno ya definió que los beneficiarios de planes sociales serán los primeros en recibir los equipos para ver, inicialmente, cuatros señales estatales de forma gratuita. En tiempos en que la presidenta Cristina Kirchner habla de un país real y otro virtual, parece apostar al segundo con tecnología de punta “made in Japan”.

Marcelo vive en Avellaneda. Es beneficiario del Plan Jefes y Jefas. En su casa tiene una TV con la que sólo sintoniza los canales de aire de la Capital. A partir de abril, podría recibir gratis y por correo un “set top box” y convertirse en uno de los primeros usuarios de la flamante televisión digital terrestre (TDT). El hipotético caso de Marcelo, según el plan oficial, es repetirse en un millón de hogares en todo el país que podrán recibir el paquete de canales estatales, que incluirá en una primera etapa a Canal 7, Encuentro, el canal infantil Paka-Paka, el de cine Incaa TV y las radioemisiones de Radio Nacional. Más adelante, se extendería la oferta a entre 15 y 20 señales.

Con la ayuda de los intendentes, el Gobierno está relevando las dos millones de familias que el año pasado recibieron algún tipo de ayuda estatal –a través de diversos planes como el Jefas y Jefes, Familia y la Asignación Universal a la Niñez–, para repartir gratuitamente el decodificador digital que permita captar las primeras señales estatales de TV con la nueva tecnología.

“Vamos a entregar el equipo, compuesto por el set top box y la antena en comodato. Seleccionaremos a los beneficiarios, que deben vivir donde llegue la señal y que no tengan un sistema de TV por cable o satélite, y se lo mandaremos por correo”, explicó una fuente del Ministerio de Planificación, donde funciona el comité que implementa la nueva tecnología.

Luego serán convocados “estudiantes de universidades tecnológicas” para que releven si los candidatos cumplen con los requisitos y ayudarlos en la instalación de los equipos.

Quienes queden fuera del reparto oficial deberán adquirir el decodificador. Actualmente hay una única opción en el mercado que cuesta $ 799 (ver aparte). La antena receptora rondaría los 80 pesos.

La norma. Siete meses después de que la presidenta Cristina Kirchner anunció que el país había optado por el sistema brasileño de TV digital (SBTVD-TB), basado en la norma japonesa ISDB-T, ya todo está dispuesto para que Canal 7 y Encuentro inauguren la nueva era televisiva. Así lo anunció el presidente del directorio de Radio y Televisión Argentina (RTA), Tristán Bauer. “A partir del mes que viene, desde Canal 7 vamos a inaugurar la televisión digital terrestre”, señaló ayer el cineasta.

En esta primera etapa se transmitirá en Capital Federal y una parte del Conurbano. La segunda se cumplirá en junio, con el Mundial de fútbol sobre sus cabezas. La intención oficial es llegar en junio con la TDT a diez de los grandes centros urbanos.

Sólo a fin de año, la red digital se extendería a 19 principales ciudades. Cada una de esas repetidoras costará US$ 125 mil, estiman en el mercado. Y con la vista en 2012, las 23 capitales provinciales, otras nueve ciudades importantes y al menos cinco localidades bonaerenses disfrutarían de la TV digital. Hoy, 22 millones de argentinos sintonizan por aire Canal 7 a través de sus 295 repetidoras. En el Gobierno confían que antes del “apagón analógico” de 2019, cuando todos los canales y televisores deberán ajustarse a la nueva tecnología, la TDT alcance todo el territorio nacional.

Para paliar el pequeño alcance que la TDT tendrá en sus comienzos, Bauer ideó un servicio de TV satelital. Desde diciembre se está experimentando en 38 escuelas rurales, donde reciben Canal 7, Encuentro y el audio de Radio Nacional. “Fue emocionante hablar con la directora de la escuela de Susques en Jujuy, donde los niños veían TV por primera vez”, relató el cineasta la semana pasada en Radio Continental. Bauer pretende transmitir las señales públicas dentro de tres meses a “4 mil escuelas rurales y espacios comunales”. Así, la TV satelital sería complementaria de la TDT hasta que esta última abarque todo el país.

Mundial. “Este Gobierno quiere digitalizar la TV argentina. Si en el camino podemos televisar el Mundial de fútbol, mejor, pero lo que nos guía es crear un nuevo paradigma comunicacional”, afirmó Osvaldo Nemirovsci, coordinador del Sistema Argentino de Televisión Satelital.

Con o sin Mundial, la nueva TV está lista para dar sus primeros pasos.

La grilla que viene

Cuando la TV digital haga su debut en abril, sólo podrá verse en el nuevo formato:

Canal 7 y Encuentro: la señal educativa que creó Tristán Bauer se extenderá por fuera del servicio de cable.

Paka Paka: el programa infantil del Siete se extenderá a varios ciclos que se emitirán las 24 horas.

Incaa TV: trascendió que la señal del Instituto de Cine emitirá películas nacionales y latinoamericanas las 24 horas.

También podría emitirse una “señal privada”. Las sospechas apuntan a que será Canal 9 (ver página 21). Luego, hay una serie de emisoras que aún están en formación:

Cultura: transmitirá los principales festivales y fiestas provinciales y nacionales. Su programación está a cargo de la secretaría que comanda Jorge Coscia.

Derechos Humanos: estaría a cargo de la Secretaría de Eduardo Luis Duhalde. Se descuenta que ONGs como las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo tendrán alguna participación en la grilla.

Télam TV: la agencia de noticias estatal saldrá a competirle a TN y C5N. Sus estudios se estarían armando en el edificio de la productora filoK La Corte.

Deportes: además de Fútbol para todos, emitiría otras actividades. Canal 7 ya tiene los derechos de mundiales de básquet y Hockey femenino, entre otros. (Más en página 20).

los contenidos son clave

La oferta K golpeará a los cables chicos y redefinirá a Cablevisión

Por Rodolfo Barros

Los contendios de la oferta ampliada de señales de televisión gubernamental que se transmitirán por el sistema de televisión digital y el satelital serán clave a la hora de evaluar el impacto que sufrirá el mercado de la televisión paga, concidieron especialistas y empresarios del sector consultados por PERFIL.

Contar con los derechos del fútbol es uno de los componentes más fuertes a la hora de determinar si los suscriptores a cables o a DirecTV se ahorrarán el abono, evaluaron Juan Gnius, de Signals Comsultin y Enrique Carrier, de Carrier & Asoc.

El negocio de la televisión paga tiene una baja penetración en los sectores medios y bajos con aproximadamente 1,5 millón de abonados, el target al que puede llegar el proyecto gubernamental. “Esto obligará a una redefinición de la oferta de Cablevisión y otras empresas. Deberán lanzar paquetes de menos canales a menor precio”, dijo Gnius, que también cree que las grandes empresas se consolidarán en los estratos medios y altos con servicios de valor agregado.

“Los que van a sufrir son los cables chicos del interior, que ofrecen hasta cuarenta canales”, explicó un ejecutivo del sector.

De Vido quiere que los fabricantes nacionales bajen el precio

Por S.I.

Caja. Decodificador nacional y popular.

Las empresas locales Novatech y Coradir, junto a otras seis firmas, se adelantaron y presentaron a principios de este año el primer set top box, el decodificador para la TV digital producido en el país. El mes pasado se lanzó a la venta a 799 pesos.
“El fuerte es sin dudas el Mundial de fútbol y para esa fecha estaremos con el primer modelo, el 1000D, en todo el retail”, adelantó Luis Alberto Corapi, presidente de Coradir, en el lanzamiento del producto.

Esta UTE nacional tiene una capacidad de producción de 150 mil unidades mensuales. Por eso, ya otras empresas se están uniendo para producir una alternativa. “Su precio no será muy diferente”, coinciden en el mercado. Ocurre que el chip, el elemento más complicado desde el punto de vista tecnológico, es imposible de producir hoy en el país y debe ser importado.

“También habrá otros set top box más caros que permitirán la interactividad que ofrece la TV digital terrestre”, afirmó Claudio Kramer, representante de Cadieel, la cámara que aglutina a fabricantes nacionales de tecnología e insumos electrónicos.

Los casi $ 800 están por encima de la base de US$ 100 que se habían propuesto en el Ministerio de Planificación. “No vamos a pagar eso”, ya adelantó un funcionario de esa cartera. Ocurre que si el Gobierno pretende subsidiar un millón de aparatos a ese valor, debería desembolsar casi $ 1.000 millones con las antenas. En el Gobierno también evalúan importar los decodificadores para hacer frente a la demanda.

Además, la TDT permite captar la señal en un celular. Hasta el momento, ninguna de las operadoras de telefonía locales comercializa uno que lo permita. Una de las primeras usuarias de este servicio fue Cristina Kirchner. En agosto pasado usó un celular Sharp 923 SH, equipado con un sintonizador para la norma de TV digital japonesa, para ver el primer partido del Fútbol para todos que emitió Canal 7, prestado por del gobierno japonés.