Las vísperas del lanzamiento de la televisión digital terrestre que operará -en principio- con señales oficiales y las disposiciones sobre el mercado de tv paga de la nueva y suspendida ley de servicios de comunicación audiovisual provocaron la reacción de empresarios del mercado de televisión por cable, quienes se consideran amenazados por el arribo de competencia en un mercado hiper-protegido hasta la actualidad. Notas de Sebastian Iñurrieta en Perfil y de Fernando Krakowiak en Página 12.

cables vs. gobierno

Advierten que si no se aplica la Ley de Medios peligra la TV digital

Las Jornadas de la Televisión por Cable, en Rosario, expresaron por otros senderos el debate acerca de la legislación contraria a Clarín. La Justicia, que mantiene frenada la aplicación, quedó en la mira oficial. Opinó Bárbaro.

Por Sebastian Iñurrieta desde Rosario

En medio del enmarañado trajín judicial por el que transita la Ley de Medios, ayer Gabriel Mariotto volvió a salir en su defensa apelando a la futura TV digital luego de que el proyecto de entregar un millón de conversores gratis y armar una decena de señales televisivas estatales levantara polémica en un encuentro de cableros realizado esta semana.

“La TV digital no puede quedar en manos de monopolios”, pidió el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, ex Comfer. Mariotto opinó que si no se aplica la Ley de Medios, frenada por una medida cautelar de la Justicia mendocina, la “alternativa para la pluralidad se vería frustrada”.

“Estamos en los umbrales de una nueva tecnología. Y no puede venir lo nuevo, que permite que haya más señales, para quedar en manos concentradas”, explicó Mariotto. “Mirá si esas señales vuelven a estar en manos de un solo dueño”, agregó, en declaraciones al portal oficial Prensa Argentina.

Casualmente, el mismo argumento se escuchó en el V Encuentro de la Industria del Cable, realizado entre el miércoles y el jueves en Rosario. Pero para criticar al Gobierno.

Para el ex secretario de Comunicaciones Henoch Aguiar, la idea oficial de crear una serie de canales públicos para inaugurar el nuevo formato resultará en una “concentración importante de medios en manos de un solo actor, que encima es estatal”.

Planes. El Gobierno pretende en los próximos meses iniciar la transmisión de cuatro o cinco señales de televisión digital terrestre, que se extenderían a una veintena: Canal 7, Encuentro, Paka Paka e Incaa TV están entre los confirmados. El miedo de las empresas es que frente a una opción gratuita, los usuarios abandonen la televisión paga.

“No les pegan a los grandes, están en peligro de extinción los pequeños cables del interior, que son los más débiles”, consideró ante PERFIL Walter Burzaco, presidente de la Asociación Argentina de Televisión por Cable. No obstante, no sólo las pymes pronostican que la oferta gratuita los afectará. El subgerente general de Cablevisión, Roberto Nóbile, relató a este diario: “Aún no analizamos en qué medida, pero seguro que impactará en el sector”.

Una voz disonante en Rosario ante la polémica fue la de Julio Bárbaro, quien defendió el proyecto oficial. “Para que lo pago sea legítimo, tiene que haber una televisión gratuita digna”, señaló el ex titular del Comfer.

Intimaron a Cablevisión

La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) intimó a Cablevisión a que le informe a más tardar el lunes qué medidas tomó para cumplir con la Resolución 113 firmada por el ministro de Economía, Amado Boudou, en enero, mediante la cual ordenó a la empresa desmembrarse por considerar incumplido el acuerdo por el cual el Gobierno autorizó la fusión con Multicanal en 2007, cuando las relaciones entre Clarín y el Gobierno eran cordiales.

Cablevisión tiene tiempo hasta julio para cumplir con la orden a menos que un juez decida sobre la apelación que presentó.

La CNDC pidió también a la compañía de cable que le rinda cuentas sobre las declaraciones que realizó su gerente comercial, Gonzalo Hita, sobre la desaparición de la marca Multicanal. La CNDC analiza aplicar multas y “medidas preventivas”.

CRITICAS A LA LEY DE MEDIOS

Catarsis de los cableros

Por Fernando Krakowiak

Desde Rosario

Las compañías de televisión por cable se reunieron ayer para hacer catarsis contra la ley de medios audiovisuales. Si bien la Justicia suspendió su aplicación, el Gobierno apeló el fallo y convocó a una marcha a los Tribunales para exigir la entrada en vigencia de la norma, lo que motivó la reacción empresaria. “Me parece burdo que hagan una movilización para apretar a los jueces”, sostuvo Walter Burzaco, presidente de la Asociación Argentina de Televisión por Cable y hombre del Grupo Clarín, luego de inaugurar el V Encuentro de Banda Ancha y Cablemódem. Los cableros suelen reivindicar una historia común que tiene a las pymes como protagonistas, pero paradójicamente el principal cuestionamiento formulado ayer fue que la nueva ley impide que una sola empresa concentre más del 35 por ciento del mercado nacional o más de 24 licencias. Los grandes jugadores consideran que esa cláusula limita sus posibilidades de crecimiento de cara a la convergencia tecnológica que en algún momento los podría llevar a enfrentarse con las telefónicas.

Cablevisión incluso ya superó ese techo al concentrar el 47 por ciento del mercado. Por lo tanto, si la ley entrara en vigencia debería ceder a la competencia una parte de sus abonados. De hecho, el subgerente general de la firma, Roberto Nobile, cuestionó ayer esa cláusula y aseguró que en Estados Unidos no se cumple, pese a que la restricción también está contemplada en la legislación de ese país con un tope del 30 por ciento. “El año pasado Comcast superó el porcentaje y la Corte del Distrito de Columbia consideró que el regulador había tomado una medida arbitraria y la autorizó a seguir creciendo”, señaló. En el mismo sentido se expresó el ex secretario de Defensa del Consumidor de la Alianza Carlos Winograd, quien también participó del evento. “Ese tipo de límites incentiva la colusión de precios porque lleva a los actores a reprimir su capacidad competitiva”, sostuvo.

A este reclamo se suman otros de las empresas líderes como Supercanal, aunque en este caso no por concentrar más del 35 por ciento del mercado sino por tener más de 24 licencias. En la jornada de ayer, la empresa estaba invitada a participar, pero sus directivos faltaron a la cita debido al conflicto que el Grupo Uno, al que pertenece la operadora, está teniendo justamente en Rosario donde despidió a 26 trabajadores de las radios LT8 y LT3.

Las empresas que lideran el mercado, como Cablevisión, Supercanal y Telecentro, ven a las telefónicas como un rival potencial en la televisión por cable y ya están compitiendo en el segmento de Internet por banda ancha. Por lo tanto, consideran que el límite de las 24 licencias y el techo del 35 por ciento del mercado ya las afecta en esa pelea porque las telcos no tienen que cumplir con estos requisitos. De hecho, las cableras tampoco tienen esas restricciones en el segmento de Internet, pero los empresarios sostienen que no hay nadie dispuesto a montar una red para ofrecer sólo banda ancha porque la amortización sería muy lenta y además los clientes suelen adquirir combos de varios servicios.

Los empresarios también cuestionaron que la ley de medios haya habilitado a las cooperativas a dar televisión por cable. Remarcan que esas firmas brindan servicios públicos de manera monopólica en sus localidades y podrían aplicar subsidios cruzados con los ingresos que les genera, por ejemplo, la telefonía hasta desplazar a su competencia. En este caso, los potenciales perjudicados son los cableros más chicos, pero lo cierto es que en algunas localidades venían siendo esos propios cableros los que ofrecían el servicio de manera monopólica. Ahora la ley establece que deberán competir e incluso prevé el riesgo de que las cooperativas incurran en prácticas anticompetitivas y en el artículo 30 se aclara que deben llevar adelante una contabilidad diferenciada para cada servicio. Es cierto que igual podrían camuflar la aplicación de subsidios cruzados, pero en última instancia los pequeños cableros ya corren ese riesgo cuando compiten con cableros más grandes que a su vez forman parte de grupos económicos. De hecho, en los últimos diez años hubo varias denuncias de pymes del sector ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia por ese tipo de maniobras.

Otro de los puntos que motivaron la bronca de los cableros son las recientes resoluciones que dictó el Gobierno, primero para intentar frenar los aumentos acusando a las empresas de actuar de manera cartelizada y luego para regular el precio del abono a través de una fórmula matemática elaborada por la Secretaría de Comercio Interior. “Inventan falsas denuncias o crean fórmulas mágicas para fijar los precios y debilitar a la televisión por cable, pero no vamos a asistir impávidos a la destrucción del esfuerzo de nuestros pioneros”, sostuvo Burzaco. El dato llamativo de la jornada lo aportó el ministro de Gobierno de Santa Fe, Antonio Bonfantti, quien cuestionó la ley de medios por haberse aprobado “sin antes haberla discutido con todos los actores”, pese a que en su momento el gobernador santafesino, Hermes Binner, apoyó públicamente la iniciativa y sus legisladores votaron a favor.

Anuncios