Confundidos como parte de un mismo comportamiento, los cuestionamientos al proceder de Clarín y de otros grandes medios de comunicación por parte del gobierno argentino y los ataques anónimos contra periodistas de esos medios son aludidos como “falangistas” por parte de editores del diario más leído en el país. Publicado en Diario sobre diarios.

Clarín resucita el término “falange” utilizado en 2008

Por segundo día consecutivo Clarín usó ayer el término “falange” para referirse a los militantes kirchneristas que -según el matutino señala- realizan “escraches” a periodistas e incidentes en la Feria del Libro. Si bien la palabra refiere a una formación bélica de la antigüedad, la “Falange” que se hizo popular en el siglo XX fue el partido español de orientación fascista fundado por José Antonio Primo de Rivera, uno de los principales sustentos del dictador Francisco Franco.

En su edición del lunes pasado, el editor Osvaldo Pepe se refirió a las “falanges kirchneristas” que tienen “una obsesión” por “el apriete a periodistas”. Ayer, el encargado de reinstaurar el término fue Miguel Wiñazki, que aseguró que “la falange K de la información avanza como una tropa organizada y onerosa”. Ambos periodistas también usaron la palabra “escrache” y la letra “K”.

Sin embargo, el término “falange” ya lo había usado otro editor de Clarín, hace dos años. En una nota titulada “La construcción del relato oficialista volvió a tropezar con la dura realidad”, Julio Blanck hizo alusión a la “confrontación con los medios” que ya en aquel momento consideraba que ejercía el Gobierno y señaló: “La ofensiva, motorizada también por Hugo Moyano y las falanges juveniles kirchneristas, se mueve en dirección a amordazar cualquier opinión crítica”. En aquel momento la frase generó un fuerte repudio en agrupaciones juveniles kirchneristas.

Anuncios