La desclasificación de los archivos del Departamento de Estado de EEUU permite conocer algunas de las tensiones internas de la dictadura presidida por Jorge Videla ante las torturas y pedidos de liberación del periodista Jacobo Timerman, quien había dirigido La Opinión antes de su detención ilegal (que no fue objetada en ese momento por los principales matutinos argentinos, que tampoco pidieron disculpas por ello). Nota de Ana Barón en Clarín.

ASI LO REVELAN DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS DEL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS

Caso Timerman: el día en que Videla amagó con renunciar

Las luchas internas en la Junta por la detención del creador del diario La Opinión.

Por: Ana Baron  – Fuente: WASHINGTON. CORRESPONSAL

El 20 de octubre de 1979, el entonces dictador Jorge Rafael Videla, el ministro de Justicia y los miembros de la Corte Suprema estuvieron a punto de renunciar a sus cargos. ¿El motivo? La cúpula militar había votado 6 a 3 en contra de la liberación del periodista Jacobo Timerman, arrestado ilegalmente desde abril de 1977.

Así lo expresa uno de los numerosos documentos elaborados durante la administración del ex presidente de ese país, James Carter, desclasificados ahora por el Departamento de Estado, que fueron dados a conocer ayer en Washington, donde se reflejan las negociaciones entre los Estados Unidos y los militares de la dictadura por la liberación de Timerman.

Otro de los documento del 20 de octubre de 1979, describe el espeso clima interno en la Junta durante aquellos días. Mientras que un tercero destaca que “la reciente decisión del gobierno argentino de liberar a Timerman el 25 de septiembre provocó profundas divisiones dentro de los militares” que llegaron a “precipitar la rebelión del militar de línea dura el Comandante del Tercer Cuerpo General Benjamín Menéndez el pasado 30 de Septiembre”.

El texto continúa así: “Aunque la destitución de Menéndez representa sin duda una victoria clave para los elementos más moderados dentro del liderazgo argentino, el sentimiento en la base de línea dura todavía existe”.

Dice y agrega “El liderazgo superior de los militares inicialmente votó 6 a 3 contra la liberación de Timerman; para revertir esa decisión, el Presidente Videla, El civil Ministro de Justicia, y la Corte Suprema en su totalidad amenazaron con renunciar”.

Los documentos muestran que los Estados Unidos estaban al tanto de la situación del editor del diario La Opinión desde un principio, y de las torturas que padeció mientras estuvo en cautiverio.

“El propio Timerman describió las torturas que padeció con muchos detalles”, dice uno de los cable que el entonces embajador de EE. UU. en Buenos Aires Raúl Castro le escribió al Departamento de Estado.

El relato es desgarrador. “Tuvieron lugar en un precinto de la policía bonaerense, cerca de la ciudad de La Plata. Todo mojado y atado a una cama, le aplicaron una picana eléctrica a su cuerpo. Cuando las sesiones terminaban, no sentía ni dolor ni cansancio y no tenía ninguna marca, pero no podía describir el efecto devastador de los electroshoks cuando eran aplicados. Utilizaban una picana de menos de 220 volts, porque de lo contrario los prisioneros se les hubieran muerto en el acto”.

Los documentos desclasificados por el Departamento de Estados y la Dirección de Inteligencia de la Policía de Buenos Aires (DIPBA) distribuidos a la prensa ayer incluyen también nuevas pruebas de la enorme presión que hizo el Gobierno de EEUU ante la Junta Militar Argentina para obtener la liberación de Timerman.

“Esta es la primera de una serie de investigaciones de un proyecto de cooperación entre tres instituciones” explico a Clarín Carlos Osorio, del National Security Archives, quien junto a Laura Lenci de la DIPBA y la profesora Silvia Tandeciarz fueron los encargados de editar los documentos

Anuncios