La Nación publica un informe de Alejandro Casar González sobre los montos invertidos por el gobierno nacional en el programa “Fútbol para todos”, que permite la visualización gratuita de los partidos del torneo de fútbol argentino.

Informe especial: los números de las emisiones

El Fútbol para Todos cumplió un año en rojo

El programa se sostuvo gracias a la publicidad oficial; producir los cotejos costó un 188% más de lo que pagaba Torneos y Competencias

Por Alejandro Casar González – 24.05.2010

La primera temporada de Fútbol para Todos costó $ 645.641.414,60. El número se desprende de las cifras divulgadas por la Oficina Nacional de Contrataciones. La producción de las transmisiones insumió $ 45.641.414,60, mientras que los $ 600 millones restantes corresponden a los derechos de televisación. Durante el anuncio del acuerdo con la AFA se habló con optimismo del excedente que dejaría la comercialización de las emisiones, pero la publicidad oficial se transformó en el principal sostén del programa, a tal punto que la Presidencia de la Nación fue, de lejos, el principal anunciante (tuvo el 84,7% de la pauta total).

Según información de la empresa Monitor de Medios, provista por Havas Media, el Estado destinó algo más de $ 200 millones en publicidad oficial para los partidos de fútbol, en su mayoría, por la pantalla oficial. Los anunciantes privados apenas invirtieron $ 36,142 millones. Si la publicidad oficial es tomada como un ingreso de Fútbol para Todos, la primera temporada del programa arrojaría un déficit de $ 409.349.991,60. El rojo en las cuentas se agravó aún más desde la séptima fecha del Clausura, cuando por decisión del Gobierno las transmisiones dejaron de tener anunciantes privados. “El beneficio que reportaba era nada y perdíamos la mitad de los segundos”, esgrimió el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, a la hora de justificar la decisión de limitar la pauta publicitaria.

Los encargados de auditar el negocio futbolístico eran, de acuerdo con el contrato AFA-Jefatura de Gabinete, los integrantes del Comité de Coordinación de Gestión. Tres de ellos fueron designados por la AFA y los otros tres, por la Jefatura de Gabinete. Sin embargo, en las pocas reuniones que tuvo el ente, casi nada se habló del destino de las transmisiones. “Había otra expectativa; creíamos poder actuar de otra manera, sin tanta desprolijidad”, reconoció una fuente que recorrió la Casa Rosada y la AFA en tiempos de negociaciones. El mismo informante admitió que la entidad madre del fútbol argentino avanza hacia la creación de un multimedio, con AFA TV y AFA radio como cabezas.

Más allá de las explicaciones oficiales por los avisos durante los partidos, el dinero gastado en la producción (que incluyen la contratación de móviles de exteriores y la coordinación satelital) representa un aumento del 188% en relación con lo que le insumía la transmisión de los partidos a Televisión Satelital Codificada (TSC). Según los datos del último balance de TSC, la temporada pasada completa (2008/2009) se llevó $ 24.276.072.

Para realizar las tareas de producción, el Gobierno contrató a la productora La Corte y a la empresa VTS. La primera es la usina histórica de imágenes kirchneristas, con pie en la Casa Rosada desde que Néstor Kirchner fue ungido presidente en 2003. VTS, por su parte, solía ser contratada por TyC para prestar sus móviles de exteriores a las transmisiones de fútbol y básquetbol, sobre todo en el interior del país. Los dictámenes de las contrataciones revelan un dato curioso: VTS cobró casi la misma cantidad de dinero por los últimos 10 partidos del Apertura que por todo el Clausura.

“Está claro que la productora La Corte, que produce los noticieros cómicos del Gobierno y otros programas vinculados a su estrategia comunicacional, es otro negocio más del kirchnerismo”, denuncia el diputado nacional Gerardo Milman (GEN, provincia de Buenos Aires), integrante de la comisión de Deporte de la Cámara baja. “Fútbol para Todos no resolvió los problemas de fondo. No hay un acceso generalizado al fútbol, sobre todo en el interior del país. Y hay una caja negra de la que cada uno sospecha. Me parece que el programa es un fracaso”, sentencia Milman.

Para evitar que el déficit de las transmisiones siga creciendo, el Gobierno licitó dos nuevas unidades de negocio: Internet y celulares, por un lado; las transmisiones al extranjero, por el otro. “No es que tengamos una preocupación loca por recuperar el dinero, como si esto fuera un gasto. Fútbol para Todos es un hecho cultural trascendente. Les ha cambiado la vida a todos los ciudadanos”, defendió Gabriel Mariotto, interventor del Comfer y coordinador del programa, en una entrevista televisiva reciente.

Mariotto dejó trascender que nadie del Gobierno piensa en el fin de Fútbol para Todos. Con un contrato vigente hasta 2019 y la AFA satisfecha con el dinero que recibe -$ 600 millones, como mínimo, por temporada-, el programa resulta redituable a ambos lados del mostrador. Como dijo fuera de micrófono un importante dirigente del fútbol argentino: “Mientras Néstor y Cristina estén en la Rosada, el fútbol seguirá siendo para todos”.

42
millones de pesos por el ascenso

La AFA recibe esa cantidad de dinero de TyC. Si bien se especuló con el ascenso para todos, la ruptura del contrato sólo se resolverá si TyC decide iniciar acciones legales en contra de la AFA por la rescisión del contrato del fútbol de primera. En ese caso, el Estado pasaría a televisar el ascenso.

Los partidos por la TV abierta

Insumieron $646 millones entre gastos de producción y derechos de transmisión; el déficit fue de $ 409 millones

 “BIENVENIDO AL FUTBOL PARA TODOS”

 Fue el sobreimpreso en pantalla para saludar a All Boys, que volvio a primera

Anuncios