Al cumpir siete años, el sitio Diario sobre diarios, que es de consulta obligada para periodistas, estudiantes, docentes e investigadores en comunicación social, publica un balance sobre los hechos más sobresalientes de 2009 en materia de medios de comunicación en la Argentina.

Diarios críticos se hicieron oficialistas y viceversa

2009: el año de la ley de Medios,
los cambios, el debate y la tensión

El DsD cumple hoy 7 años en la web. Una vez más presenta una edición especial para hacer un alto en la tarea diaria y reflexionar sobre diversos aspectos de la profesión. El giro del diario Clarín.

– El año que culmina –en materia de periodismo- se prolongará en los próximos doce meses. Concluyó en realidad, la primera batalla que se podría denominar Ley de Medios 2009.
– Como en toda confrontación, hay un vencedor: el gobierno nacional de Cristina Fernández de Kirchner, que con paciencia logró articular una vasta red social (ONG’s; instituciones intermedias, sindicatos y federaciones de prensa; facultades de periodismo y comunicación de todo el país; en menor medida pequeños y medianos medios de comunicación, entre otros sectores) hasta consensuar un proyecto para cambiar la vetusta Ley de Radiodifusión nro 22.285 por la denominada Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.
– El 27 de agosto, la Presidenta anunció el envío del proyecto de Ley al Congreso de la Nación. El 17 de septiembre en Diputados, con el apoyo de legisladores socialistas y de partidos de centroizquierda, se aprobó la iniciativa con más de un centenar de cambios. El resto de los legisladores de otros partidos de oposición abandonaron el recinto en desacuerdo.
– El 9 de octubre el Senado de la Nación –otra vez con apoyo de un sector de la oposición- aprobó el proyecto que días después fue promulgado por el Ejecutivo como ley.
– A diferencia de lo que ocurrió en Diputados, en la cámara alta la oposición decidió quedarse para observar si con mayorías transitorias podía introducir cambios al proyecto de ley. Pero no pudo: el oficialismo reunió los votos necesarios para aprobarla tal como venía de la cámara baja.
– Diario sobre Diarios (DsD) dio cuenta en sus ediciones de lunes a viernes de todo ese proceso. También en su sección Zona Dura. Esos aportes son presentados más adelante en esta Edición Especial con el valor agregado que la perspectiva de los hechos otorga. De esa batalla, la Ley de Medios 2009 surgen consecuencias contundentes.
–  Primero, que hubo cambios en los posicionamientos editoriales de varios matutinos (Ver Especial 1). Diarios críticos que se hicieron oficialistas y matutinos críticos que pasaron a editar algunos titulares positivos para el oficialismo por contraste con el multimedios Clarín. Otros que fueron oficialistas que militaron en la oposición. Las posiciones se radicalizaron, todo cambió.
–  Segundo, por primera vez en 26 años de democracia los periodistas discutieron de cara a sus propios lectores sobre el sistema de medios de comunicación de la Argentina. De su pasado y presente, un tema que siempre estuvo ausente de la propia agenda mediática que ellos mismos construyen día a día.
– Tercero, fue el momento más alto en la tensión entre la Casa Rosada y el principal multimedios del país, el Grupo Clarín. Hubo agresiones y desatinos de uno y otro lado, en un hecho inédito sobre el cual no se recuerdan antecedentes en nuestro país (Ver Especial 1).
– Luego hubo un abroquelamiento mayor en la oposición a la ley: se sumó el Grupo Uno (Vila- Manzano-De Narváez) y otras empresas menores, algunas cámaras empresariales tradicionales. El sector empresarial encontró en el PRO, la Coalición Cívica, la Unión Cívica Radical (UCR), y otros partidos provinciales, la instancia político-partidaria para canalizar sus reclamos, perspectivas y oposición a algunos artículos de la norma en discusión. Desde este factor de poder constituído prometen nuevas modificaciones a la flamante Ley de Medios.
– Todos estos cambios fueron forjados por un oficialismo que fue derrotado en las elecciones legislativas el 28 de junio del año que concluye. En la transición parlamentaria hasta diciembre ocurrieron todos estos episodios.
– Los matutinos se comportaron –en su mayoría- como partidos políticos intentando favorecer con información a alguno de los sectores que rivalizaron en las urnas. Esa acción espera su reacción. Y ello ocurrirá el año entrante. ¿Fue la última Ley de Medios? ¿Fue la última batalla? El 2010 esconde la respuesta.

En agosto, la AFA rescindió el contrato con TSC

– Pero antes de la Ley, el periodismo deportivo fue sorprendido. El 11 de agosto el Comité Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) anunció la rescisión del contrato que sostenía con Televisión Satelital Codificada (TSC, compuesta en partes iguales por TyC y Grupo Clarín) por los derechos de transmisión del futbol de primera división de nuestro país.
– El 14 de agosto, el titular de la AFA, Julio Grondona y la Presidenta de la Nación anunciaban el acuerdo por el “fútbol para todos”. Y varios medios lo describieron como un “golpe” contra el Grupo Clarín, en una escalada que no se detendría desde ese entonces hasta hoy.
– DsD editó entonces un reconocimiento a “Los periodistas que durante 18 años cuestionaron el acuerdo AFA –TyC”. Ellos son: (por el orden alfabético) Diego Bonadeo, Ezequiel Fernández Moores, Pablo Llonto, Víctor Hugo Morales, Gustavo Veiga, Norberto “El Ruso” Verea, Pablo Vignone y Juan José “El Nene” Panno.
– Al menos hasta hoy, ninguno de esos profesionales participan en las nuevas transmisiones futbolísticas. Víctor Hugo Morales rechazó el ofrecimiento de transmitir para Canal 7 el próximo mundial de Sudáfrica.

Los cambios en el mapa de medios

El 2009 mostró algunos cambios en el mapa de medios. La salida del Grupo Uno de la provincia de Córdoba tal vez haya sido el movimiento más trascendente. El holding de Vila, Manzano y De Narváez vendió todos los medios que eran de su propiedad en dicha provincia: el diario La Mañana y la radio LV2.
En tanto, el dueño de Ámbito, Orlando Vignatti compró El Tribuno de Tucumán; Tribuna de Chaco, el diario El Ciudadano de Rosario y el Buenos Aires Herald.
En este año comenzó tambien la separación del Grupo Kraiselburd – Fascetto: el primero se quedó con El Día de La Plata y el segundo con Diario Popular. Y el empresario español Antonio Mata consolidó la propiedad de Crítica, luego de la salida de Jorge Lanata.
En tanto, comenzó a editarse en Buenos Aires el diario español Público, que se imprime en las rotativas del Grupo Clarín. A la vez, Torneos y Competencias (TyC) anunció el cierre de los últimos locales de Locos x el fútbol.
Finalmente el 15 de diciembre se conoció una resolución de la Secretaría de Comercio dando marcha atras con la fusión entre CableVisión y Multicanal. La empresa denunció una campaña sistemática de hostigamiento.
El Mapa de Medios de Comunicación de la Argentina presenta el desafío de saber si en 2010 comenzará el proceso de desconcentración de medios por Grupos que plantea la nueva Ley de Medios. La normativa estipula el desprendimiento de emisoras de TV (abierta y cable) y de emisoras radiales, a las cuales les pone cupos por titular y distrito geográfico.

Una tendencia que se supone irreversible

En el primer semestre del año, Clarín,
La Nación y Perfil cayeron en circulación

– Desde 2005 las ventas de los dos principales diarios porteños -Clarín y La Nación- siguen cayendo, en una tendencia que en el mercado se considera irreversible, dada la cantidad de lectores que se acostumbró a acceder a las noticias mediante la web y por lo tanto, dejaron de comprar el diario papel.
– En el primer semestre de 2009, Clarín, La Nación y Perfil mostraron una caída en sus ventas, auditadas por el Instituto Verificador de Circulaciones (IVC) y cuyas conclusiones DsD expuso en una Zona Dura al respecto.
– La baja en circulación, para el primer semestre del año viene ocurriendo desde 2006 en Clarín y La Nación. En cambio, Perfil logró crecer de 2006 al 2007. En 2008 comenzó la baja en las ventas, tendencia que mantuvo este año también.
– Pese a que se trata de las cifras del primer semestre –cuando habitualmente los diarios venden menos que en el segundo tramo del año- la tendencia indica que es muy probable que también muestren una caída en su circulación anual de 2009, respecto de la de 2008.
– Clarín tuvo un promedio semestral de 354.671 ejemplares promedio diario de lunes a domingo, siendo enero y marzo los meses más favorables. La Nación mostró una media semestral de 152.426 ediciones de lunes a domingo. Mayo y abril fueron sus dos mejores meses de circulación. Perfil, en tanto, sufrió por segundo semestre consecutivo una caída en sus ventas, si se toma como parámetro su edición dominical, la más vendida de las dos que edita el fin de semana. Promedió 56.495 ediciones por domingo.

Diario Popular contradijo la tendencia

Mientras Clarín, La Nación y Perfil, pierden lectores en papel y diseñan estrategias en la web, otro matutino porteño aumenta su circulación año a año. Se trata de Diario Popular, ahora controlado por la familia Fascetto, luego de que se separara de su socio Raúl Kraiselburd.
DsD editó en mayo una Zona Dura titulada “Un fenómeno llamado Diario Popular” en que dio cuenta de algunas claves del éxito del matutino, en ese momento dirigido por Eduardo Tucci. El crecimiento de “El Popu” tenía además otro costado “contracultural”: su página web era un “portal frío” en donde sólo se cargaban las noticias del papel, sin actualización. Desde que los Fascetto tomaron la conducción, armaron un sitio caliente, con noticias de último momento.
Su inserción en los municipios del conurbano bonaerense a través de los suplementos regionales; el deporte y la televisión como ejes informativos, la producción de contenidos para la mujer y cierta “neutralidad” en términos políticos fueron destacados en su momento como algunas claves del suceso del diario.

Bochorno: la bandera de Olé

La tapa de Olé del martes 12 de mayo llevó como título “La bandera que faltaba”, y consignó que la hinchada de River, además de los “trapos” insultando a los jugadores, puso uno que decía “La peor dirigencia de la historia”. El diario deportivo exhibió una foto de esa supuesta bandera y armó una historia en torno a ella. La nota llevó la firma del periodista Martín Blotto y consideró a la foto como un “documento fotográfico”. Más tarde se supo que se trataba de una bandera que decía “La peor defensa de la historia”, alterada por un hincha de River con el Photoshop. El propio simpatizante contó la historia en Taringa!. En la edición del miércoles, el deportivo pidió disculpas e hizo alusión a la bandera con el título: “El peor Olé de la historia”. Por lo cual hay que destacar al medio deportivo por el reconocimiento público del error.