La revista Fortuna (editorial Perfil) publica una nota de Matías Fuentes sobre el precio que se pagaría por los canales de televisión en abierto si el proyecto de ley de medios se sanciona y sus actuales licenciatarios quisieran venderlos.

nota de tapa | Desinversiones por la nueva ley de medios

El valor de la televisión

El proyecto de servicios de comunicación audiovisual obligaría a varias compañías a desprenderse de parte de sus negocios. Cuáles son los factores por los que Canal 13 tendría un valor de u$s 300 millones. La disyuntiva del Grupo Clarín entre el cable y la TV abierta.

Por Matías Fuentes

“La señal TN puede desaparecer”. Así de apocalíptica es la defensa que esgrimieron desde el Grupo Clarín luego de que Diputados diera media sanción a la la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual propuesta por el oficialismo. Puede sonar exagerado pero, en última instancia, el holding no falta a la verdad. Es que, en caso de que los senadores aprueben el texto de la ley como les fue enviado, muchas compañías se verán obligadas a modificar o restringir sus operaciones y hasta desprenderse de parte de sus negocios. Entonces, la pregunta del millón (o de los cientos de millones) es cuánto vale un canal de aire o una señal de cable. Es que, justamente, estos son los activos entre los que van a tener que decidir muchos multimedios. Y ni qué hablar si a esto se le suman las radios que integran estos conglomerados (ver pag 38).
Si bien todavía no se sabe cuál será la versión definitiva que tendrá la ley en caso de aprobarse y sus plazos, en los headquarters de las principales compañías afectadas ya comenzaron a hacer números. Y muchos que miran desde afuera la posibilidad de un buen negocio, también.
En algunos casos, por la conformación que posee el mapa de medios nacional, las empresas enfrentan no solo la posible obligación de una venta, sino que muchas deberán elegir de cuáles de sus negocios se desprenderán. Esta es una industria donde los activos más importantes son intangibles y en la que no sólo se evalúa por su rentabilidad sino también por su influencia. De allí que tomar una decisión puede resultar una tarea sumamente complicada.
El grupo Clarín, por ejemplo, tendría que definir en primera instancia si se queda con Canal 13 o con Cablevisión–Multicanal (más allá del litigio por la fusión desautorizada), ya que la nueva ley de medios prohibiría a una misma compañía ser dueña de una licencia de televisión abierta y una compañía de cable.
El valor del canal de aire sería superior a los u$s 300 millones. Para esta cotización se tienen en cuenta muchas variables. Algunas son fácilmente mensurables, como la inversión tecnológica y el rating o el market share publicitario de cada canal. Otros en cambio, están íntimamente ligados con variables intangibles, como el valor de la marca, la reputación y la credibilidad del medio.
En el primer semestre de 2009, los anunciantes invirtieron en todos los medios $ 3.742,2 millones y la televisión abierta se llevó el 36,1% del total, lo que equivale a unos $ 1.351,1 millones. De este monto, el 13 se quedó con el 30,15%, es decir, $ 407,3 millones. Por otro lado, está el rating: en el mismo lapso, la señal tuvo un promedio de 9,6 puntos según Ibope.
En publicidad, Telefe anduvo cerca: participó de un 30,1% de la torta, lo que equivale a $ 406,8 millones. Y promedió 11,5 puntos de rating en los primeros seis meses de 2009. Sin embargo, el valor del canal alcanzaría los u$s 250 millones. En este caso, la desinversión correría por la lado de Telefónica, ya que, según la ley que envió el Ejecutivo al Congreso, ninguna empresa cuyo paquete tenga una participación accionaria extranjera de más del 30% puede ser dueña de un medio en la Argentina.
¿Por qué esa diferencia entre uno y otro? La organización de Telefe, su estructura y cantidad de empleados –con una potencial contingencia sindical–, depreciaría el canal frente a su competidor. Pero en las oficinas de Pavón 2444 aseguran que la valuación supera ampliamente los u$s 350 millones, y lo explican por el amplio potencial que tienen todos los negocios relacionados, como la productora de contenidos y la división internacional. Pero también la realidad hoy dice que Canal 13 cuenta con un intangible muy concreto: el respaldo del Grupo Clarín y sus otros medios de comunicación.

ALTERNATIVAS. La campaña de Clarín en defensa de TN no es una simple estrategia de comunicación y podría estar diciendo mucho más de lo que sus palabras expresan. Es que el multimedio tiene varias disyuntivas. Por un lado, debe elegir entre su señal de televisión abierta o su operadora de cable. Si opta por Canal 13, podría mantener TN. En cambio, si se decide por Cablevisión-Multicanal, tendría que vender todas sus señales de cable menos una (podría ser TN), que debería ser local.
El cable es el corazón del negocio del Grupo Clarín, ya que casi la mitad de sus ingresos (unos $ 2.700 millones) provienen de los más de 800.000 usuarios que pagan mensualmente. Venderlo implicaría un deal de por lo menos u$s 1.600 millones ya que, según los analistas, para calcular el precio de este tipo de compañías hay que consideran un valor de entre u$s 1.500 y u$s 2.500 por abonado. Aquí los factores que entran en juego para analizar el precio se miden por la tecnológica –que incluye desde el equipamiento hasta por la cantidad de fibra óptica de la que están compuestas sus redes–, la cobertura y la necesidad de inversión para el crecimiento.
De todos modos, más allá de que las cifras llevarían a pensar que el holding optará por el cableoperador, la decisión no lo liberaría de tener que realizar aún más cambios en su negocio para seguir operando. El proyecto establece que la cantidad de abonados de las compañías de cable no podrán superar el 35% del total de clientes de TV por suscripción de todo el país (hoy posee el 47%) y deberá limitar su cobertura a solo 24 localidades. Y es también de estas nuevas reglas donde nace el temor del grupo por la continuidad de su señal de cable de noticias. Es que de aprobarse la nueva ley, los operadores de televisión paga solo podrán ser dueños de un canal de cable y esta no podrá tener alcance nacional. Así, para conservar Todo Noticias, el grupo debería desprenderse del resto de sus canales de cable (Volver, Magazine y Metro, entre otras) y convertir a TN en una señal local. Y en caso de optar por venderlo, el valor del canal alcanzaría a los u$s 120 millones. El problema es que nadie puede asegurar que la señal de noticias tenga los mismos resultados ante este nuevo escenario y, principalmente, sin el respaldo de la imagen de Canal 13. Mucho menos, si tuviera que convertirse en una señal local y si CableVisión pasara a tener otro dueño que no sea el holding.
Uno de los competidores directos de TN, C5N, no tendría problemas en cuanto a desinvertir ya que su dueño, Daniel Hadad, no es cableoperador. Pero en tren de comparaciones, analistas del sector estiman que el valor de esta señal sería de $ 100 millones, muy cerca de canal de noticias del Grupo Clarín. Este valor se basa en particular en el parque tecnológico del que dispone, lo que incluye la completa digitalización de su transmisión.
Una situación similar a la de Clarín es la que enfrenta el operador de cable del interior Supercanal, cuyo accionista mayoritario es la dupla Daniel Vila – José Luis Manzano. Es que los empresarios también tienen participación en América Medios, dueña de América TV y América 24, y en otros 17 medios audiovisuales de todo el país. Aquí, las alternativas también pasaría por la venta de alguna de sus operaciones. La compañía de cable tendría un valor superior a los u$s 675 millones y ya habría recibido ofertas de interesados, entre ellos – se dice- de la compañía mexicana Telmex. En cambio, de quedarse con la operación de cable, deberían desprenderse del 47,5% que poseen en América Medios. Fuentes allegadas a la empresa aseguran que el valor total de América TV sería de unos u$s 95 millones, con una participación de la torta publicitaria del 16,87%, unos $ 227,9 millones, con un rating promedio para el primer semestre de este año de 4 puntos. Por su parte, la valuación de la señal de cable América 24 rondaría los u$s 40 millones.
Desde que fue vendido al mexicano Ángel González, Canal 9 fue perdiendo terreno. Su pauta publicitaria se ubica en el 21,26% de la torta ($ 287,3 millones) y tiene un promedio en el primer semestre de 2009 5,3 puntos de rating. El valor de este canal se estima en $ 87,5 millones.

FACTORES.
 La necesidad de inversión en tecnología es la segunda variable a tener en cuenta a la hora de analizar el valor no sólo de un canal de televisión, sino cualquier tipo de medio. Para las señales de TV entran en juego, entre otros, el nivel de digitalización de las transmisiones, la calidad de su equipamiento y la cobertura y alcance que posean. Y en tercer lugar figuran los factores intangibles como la marca, las figuras que trabajen en el medio y su contenido. Uno de los máximos conocedores de la industria agrega: “El perfil del canal, su credibilidad y reputación son todos factores más que importantes pero imposibles de resumir en un número”.
Más allá de las cifras, lo que esta ecuación no tiene en cuenta es la coyuntura. Por más que los empresarios puedan ponerle precio a sus negocios en los medios, la nueva normativa puede distorsionar por completo el mercado y el mapa de medios. Hasta el momento, el plazo que estipula la nueva ley para que las empresas se adapten a la nueva reglamentación es de un año. Los principales críticos del proyecto aseguran que no es un tiempo razonable ya que generaría una venta apresurada de los medios por valores muy por debajo de lo que dicta el mercado. Es por ello, que hasta los bloques de senadores que anticiparon que votarán a favor de la medida en general, aseguran que se opondrán al artículo 161 –que establece este lapso– y reclamarán que se extienda el plazo a, por lo menos, tres años. Es de manual casi que vender de apuro es vender mal.