La condonación de millonarias deudas previsionales y fiscales de grandes grupos de medios está en marcha por parte del gobierno, que gracias a un decreto de septiembre último beneficia con el erario público los rojos en la administración de empresas privadas que explotan el recurso (público) de radio y televisión. Un negocio redondo (para los beneficiarios). Nota de Jésica Bossi en Crítica.

27 medios ya accedieron al perdón impositivo del gobierno nacional

Vamos a una tanda (oficial) y volvemos

El polémico acuerdo exime a las empresas mediáticas de pagar al fisco casi cuatrocientos millones de pesos. En la lista figuran grandes diarios, canales y radios. No aparecen, al menos hasta ahora, unidades del grupo Clarín. Posible impacto en los contenidos.

Por Jesica Bossi – 15.11.2009

El áspero discurso del Gobierno contra las empresas mediáticas no impidió que negociara y, finalmente, les concediera un millonario “perdón”. En los últimos dos meses, 27 firmas del rubro sellaron un convenio conla Casa Rosadapara canjear deudas impositivas por un total de $398.074.094 acambio de dedicar páginas de la prensa gráfica y segundos audiovisuales a publicidad gubernamental, según datos oficiales a los que accedió Crítica dela Argentina. Enla lista de beneficiarios hay de todo: desde América TV, de propiedad del opositor Francisco de Narváez, hasta el diario Crónica, más en sintonía con el modelo K.

El “plan canje” comenzó en septiembre pasado. Con el decreto 1145 se habilitó a los medios de comunicación a dar de baja sus incumplimientos impositivos, previsionales e incluso las multas impagas ante el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) con la condición de difundir propaganda. Para adherir a ese régimen especial, se facultó al secretario de Medios, Enrique “Pepe” Albistur, a negociar con los empresarios y se le ordenó ala AFIP, conducida por el pingüino Ricardo Echegaray, suspender las actuaciones judiciales y administrativas tendientes al cobro de esa deuda condonada.

Entre los fundamentos de la medida, el Gobierno destacó que su intención es, en medio de la crisis internacional, “preservar, entre otros bienes y patrimonios culturales, el espectro radioeléctrico y los medios de comunicación, en orden a resguardar su importancia vital”. Según relevó el Ministerio de Economía, los mass media adeudan a la AFIP la astronómica cifra de $ 1.026.100.233, la mayoría del total concentrado en 46 grupos económicos.¿Quiénes aceptaron hacer desaparecer su rojo? Tres de los cuatro canales de aire son de la partida, según el listado que aportó el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en su última visita a la Cámara de Diputados. Afuera se quedó el 13, emisora del Grupo Clarín, el multimedio con el que los Kirchner se envolvieron en una batalla de pesos pesados. En cambio, Telefe adhirió al convenio y borró su deuda de $ 87.673.093 ante la AFIP y de $ 2.820.986 por sanciones del Comfer. El “canal de las pelotas” es controlado por la española Telefónica y el año pasado recibió una supuesta oferta de compra de Rudy Ulloa, ex secretario de Néstor Kirchner.

También se anotó América, emisora de De Narváez, José Luis Manzano y Daniel Vila. Este último empresario mendocino fue uno de los más furiosos combatientes contra la ley de medios impulsada por el matrimonio presidencial y hasta distribuyó una pulserita con la inscripción “Hasta K”. Eso no entorpeció que arreglaran un perdón por $ 48.047.904. Manejado por Remigio Ángel González González, ejecutivo mexicano apodado “el fantasma”, Canal 9 canjeó una deuda de $ 36.040.549.

A pesar de que la TV es el rubro más moroso, la mejor tajada de la conmutación de penas fue la gráfica, de la mano de Editorial Sarmiento SA, editora del diario Crónica, fundado por el mítico Héctor Ricardo García. El periódico –desde hace unos años manejado por Raúl Campos, ligado a la Unión Obrera Metalúrgica– sorprendió a sus lectores el 23 de octubre pasado, cuando sacó de la segunda edición del diario una nota de tapa que decía: “Pikadito: Maradona y Kirchner jugaron juntos en Ezeiza”. Desde la dirección, aclararon que la modificación se debió a un error de información que intentaron subsanar y no a un llamado telefónico de Olivos. Por el acuerdo con la Casa Rosada, la empresa se sacó una deuda impositiva de $ 128.781.580.

Otros de los favorecidos fueron Telecentro (por $ 40.640.595), de propiedad del ex menemista Alberto Pierri; Radio Rivadavia ($ 28.042.370), diario La Nueva Provincia ($ 2.210.137), de la anti-K familia Massot; y las firmas La Nueva Radio SA y Editorial del Tratado SRL ($ 457.425), del consultor de imagen César Mansilla, asiduo asesor de Sergio Massa. En la lista, hay también diarios y emisoras del interior, que se acogieron por montos menos abultados.

28 millones para la ley de medios

Fueron más de 28 millones de pesos para contrarrestar el bombardeo mediático en contra de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual fogoneada por los Kirchner. Eso es lo que costó la campaña publicitaria de la norma sancionada por el Congreso el 9 de octubre pasado. Una de las piezas de marketing más difundidas comenzaba con imágenes en sepia del dictador Jorge Rafael Videla anunciando, en 1980, la vieja ley. “Hace treinta años, la comunicación era manejada por unos pocos”, decía un cartel, que continuaba –de inmediato– con la inscripción “ahora también”. Después, aparecían los ejes del proyecto oficial y una frase final sentenciaba: “Una ley para que hablemos todos”. Los spots, avisos y afiches circularon por todo el país durante los dos últimos meses. Fueron difundidos, con fuerte impacto, durante las transmisiones de fútbol post estatización. La producción de la campaña, según datos de la Secretaría de Medios, implicó 1,8 millones
de pesos.