En una nota sin firma, Crítica asevera que el gobierno utilizará el argumento ecológico para avanzar en sus denuncias contra Papel Prensa, cuyo directorio integra desde 2003. Se trata de la contaminación que realizaría la empresa proveedora monopólica del insumo papel de diarios (y cuya sociedad lideran Clarín, La Nación y el Estado).

cómo sigue el avance k contra clarín

Argumento ecologista contra Papel Prensa

Reflotan la denuncia por contaminación para avanzar sobre la empresa.

14.10.2009

Pese a las desmentidas, el embate del gobierno nacional contra Papel Prensa está en marcha. Néstor Kirchner instruyó a sus colaboradores más cercanos para que analicen la forma conveniente para darles aire a las denuncias por contaminación ambiental y, si es necesario también, pedirle intervención a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia.

La mirada del oficialismo está nuevamente sobre la causa que permanece en el juzgado federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Russo, en la que Papel Prensa está denunciado por infracción de la ley 24.051, de Residuos Peligrosos. En mayo pasado, cuando la municipalidad de Baradero se presentó como querellante, el fiscal federal Juan Murray solicitó un peritaje que aún está pendiente. Pese a que en el expediente se acumulan informes que demuestran que los límites de contaminación exceden diez veces lo permitido y que la fauna ictícola está siendo afectada, Murray le encargó a la Universidad Nacional de Luján un estudio para determinar si existe “ecotoxicidad crónica” sobre las aguas del río Baradero. Pero la realización de las pericias, que cuestan 170 mil pesos, depende de los fondos que envíen el Consejo de la Magistratura y la Procuración General de la Nación.

El mes pasado, la Procuración le informó al juzgado que no contaba con los fondos necesarios para cumplir con el examen. “Se están realizando gestiones ante el Poder Ejecutivo a los fines de solicitar un refuerzo de crédito (incremento presupuestario) que en caso de ser otorgado permitirá afrontar todas aquellas erogaciones originadas en pericias no contempladas en el presupuesto vigente de gastos”, dice el escrito.

En diálogo con Crítica de la Argentina, el intendente de Baradero, Aldo Carossi, afirmó: “No tienen planta de tratamiento de residuos y están haciendo un daño terrible. Los líquidos que vierten sobre el río contaminan y afectan directamente al partido de Baradero”. Carossi pertenece al Partido Justicialista y reporta directamente al ministro del Interior, Florencio Randazzo.

En la Casa Rosada, sostienen que existe suficiente información para ir “mañana mismo” y clausurar Papel Prensa. “Ya se hicieron inspecciones e incluso ya hubo multas”. Sin embargo, tan cierto como que Papel Prensa contamina es que lo hacen la mayoría de las papeleras del país. El caso de Benfide, que opera en Puerto Piray, Misiones, por ejemplo, es bastante más grave. Lo que debería plantearse, sostienen los expertos, es la necesidad de reimpulsar el Plan Nacional de Reconversión del Sector Industrial.

Pero el enfrentamiento con Clarín manda y la causa de la contaminación vuelve a primer plano, pese a que también el Estado podría ser condenado como socio de Clarín y La Nación.