La mayor parte del territorio argentino no recibe televisión en abierto. Para lograrlo, el Poder Ejecutivo dispuso por decreto 943/2009 la creación de un paquete de señales de televisión para ser transmitidas por satélite a nivel nacional. En principio se prevé crear una señal de noticias, una infantil y otra educativa, a la que podrían sumarse señales de ciencia y tecnología y películas nacionales, entre otras. Nota de Nicolás Wiñazki (hoy Clarín) en Crítica.

crean por decreto una nueva red televisiva estatal

Oficialismo satelital para todo el país

Se emitirán vía satelite hacia todo el territorio nacional Canal 7 y la señal Encuentro. Además, se creará un canal de noticias y uno infantil. También subirían Telesur al paquete. Todo bajo el control de la Presidencia y a cargo de Tristán Bauer.

Nicolás Wiñazki – 29.07.2009

El decreto presidencial lleva el título ascético de “Radiodifusión” y un número que no dice mucho: “943/2009”. El texto es extenso, incluso para la media de la burocracia: ocupa dos páginas del Boletín Oficial. El contenido cambia para siempre el Sistema Nacional de Medios Públicos: desde ayer, el Gobierno está autorizado a crear un paquete de señales de televisión para ser transmitidas por satélite a nivel nacional. Además del Canal 7 y de la señal educativa Encuentro, la Casa Rosada quiere hacer llegar a todo el país un nuevo canal de noticias (aún sin nombre, director ni staff periodístico), al que se sumaría una nueva señal de contenidos educativos (llamada Paka-Paka), según contaron fuentes oficiales. Otra posibilidad es que se ponga al aire un canal que pase sólo películas nacionales y que se difunda también Telesur.

La idea del proyecto es que la televisión pública pueda llegar “a las personas y regiones menos desarrolladas del país”. Buena parte de la población, sobre todo en el interior rural y las zonas de frontera, no tiene acceso ni a la televisión abierta ni al cable. Gracias al decreto 943/2009, el Sistema Nacional de Medios Públicos está ahora capacitado para transmitir los canales públicos a través del satélite AMC-6 (longitud orbital 72º Oeste), que permitirá entonces que el nuevo paquete de canales oficiales alcance a toda la Argentina. Ese beneficio audiovisual será gratuito y no codificado, pero tendrá un costo operativo que aún no se determinó: para recibirlo, las poblaciones que ahora no tienen tevé deberán instalar una antena que podrá brindar la señal para varios hogares a la vez. El precio de esas instalaciones no está estipulado y depende también de cada zona en particular. La programación oficial se subirá al satélite AMC-6 desde una antena parabólica del telepuerto de la empresa ARSAT, que está en Benavídez, Buenos Aires. En los centros urbanos, las nuevas emisoras gubernamentales se instalarán en la actual grilla de canales, aunque aún no se sabe en qué lugar.

El decreto presidencial no es del todo riguroso sobre cuántos serán los nuevos canales a cuenta del Estado. Sólo dice que se autoriza al Sistema Nacional de Medios Públicos a operar “un paquete reducido de señales educativas, culturales e informativas”. Tampoco se aclara el presupuesto que se destinará a este nuevo plan, ni de dónde saldrán los fondos para hacerlo. El funcionario encargado de estos menesteres es el presidente del Sistema Nacional de Medios Públicos, Tristán Bauer. El decreto que ahora amplía su poder está centrado, en su mayoría, en desatacar las necesidades de democratizar la libertad de expresión y el acceso a la información, tal como lo hace el aún nonato Proyecto de Ley de Servicios Audiovisuales, que a pesar de las promesas oficiales todavía se mantiene en estado de “propuesta”. El mismo destino incierto tiene otro proyecto legislativo similar, el de Acceso a la Información Pública, que en algún momento, hace varios años, impulsaba la por entonces senadora Cristina Fernández de Kirchner, la misma que hoy impide su tratamiento parlamentario, según admiten fuentes del oficialismo.

La idea oficial de crear un canal de noticias gubernamental lleva varios meses. El propio Bauer había insistido en la idea de hacerlo en medio de la guerra gaucha de 2008: durante ese conflicto el Gobierno se convenció de que sus ideas no se difundían en el espacio mediático tanto como se deseaba en la Quinta de Olivos. Bauer incluso pensó en utilizar un espacio del canal Encuentro para difundir noticias de la coyuntura, algo que finalmente se descartó, según describieron fuentes que participaron de ese proyecto. Bauer maneja ahora el Canal 7. Fue acusado por la oposición y por el vicepresidente, Julio Cobos, de haber ordenado que se minimice hasta el extremo la presencia y las opiniones de los dirigentes que no pertenecen al oficialismo.