El Grupo español Prisa, propietario de la licencia de Radio Continental (aunque sin que el COMFER haya formalizado aún dicha condición), está reestructurando la gestión de la radio y despidiendo a algunos de sus periodistas, como Alejandro Apo. A diferencia de lo ocurrido con Nelson Castro en Radio del Plata, los grandes medios y figuras mediáticas no califican de censura la salida de Apo de Continental. Publicado en Diario sobre diarios.

Reestructuración de grilla y rutina en Radio Continental

Radio Continental está viviendo por estos días una fuerte reestructuración tanto en su personal como en la dinámica de trabajo interno. En este marco se inscriben las salidas de Alejandro Apo y de Mario Mactas (que se hará efectiva en los próximos días). Las riendas de la emisora del Grupo Prisa están en manos de tres gerentes llegados a Buenos Aires en los últimos tres meses para hacerse cargo del negocio. Se trata del chileno Carlos Parker (gerente general), el colombiano Carlos Azcárate (gerente técnico y de recursos humanos) y el español Ricardo Arqués (gerente de programación), quien llegó al país proveniente de Prisa Bolivia.

El caso de Arqués es curioso. Es un periodista de investigación muy respetado en España y entre sus méritos se le adjudica haber sido uno de los que descubrió el “Caso GAL”, la policía secreta que durante la gestión de Felipe González combatió desde la clandestinidad al grupo separatista vasco ETA. Además de la salida de algunas figuras y de recortes en otras áreas, la idea de las nuevas autoridades es unificar las distintas producciones de los programas con la redacción del informativo, algo similar a lo que hacen las emisoras de Prisa en España.

La salida de Apo trajo aparejada una módica polémica que él mismo se encargo de que no fuera más allá de la queja por no haber podido despedirse de sus oyentes. Una actitud distinta de otros colegas que denunciaron “censura

Anuncios