Los directivos del área artística de Telefé explican su apuesta por ligar la programación de ficción del canal con campañas de bien público como las que organiza Missing Children. Nota de opinión en Página 12.

TELEVISION › OPINION

La dimensión social de la televisión

Por Claudio Villaruel y Bernarda Llorente *
Domingo, 9 de agosto de 2009

Como programadores creemos que la TV comercial y globalizada como la actual no sólo puede, sino que también debe darles lugar a las cuestiones sociales en su programación. Es sólo un problema de decisión. Estamos convencidos de que una programación no se debe diseñar exclusivamente con lógica comercial. Creemos que tenemos la responsabilidad de devolverle algo a la sociedad. En esa línea es que motivamos la campaña con Missing Children.

Ciclos como Montecristo, Vidas robadas, Televisión por la identidad o Ver para leer fueron apuestas que tuvieron resultados comerciales y también sociales. También es cierto que fueron riesgos muy grandes. El camino más fácil es apostar a determinadas fórmulas, que si bien no te garantizan un éxito televisivo, te aproximan bastante. Abordar la realidad desde la ficción o desde programas no periodísticos es una tarea difícil, por la dificultad extra que tiene de convencer a la gente para que se abra a un discurso mucho más complicado. No es fácil intentar motivar a la gente en temáticas que espontáneamente y en determinados momentos la sociedad prefiere no pensar. Creemos que vale la pena aportar contenidos profundos, con estímulos artísticos que hagan más amena la recepción. Pero no deja de ser un gran esfuerzo.

Después de varios años hemos construido en Telefé una identidad televisiva, que llevó a que la audiencia del canal tenga una cabeza amplia como para aceptar que en medio de determinados productos más comerciales, aparezcan otros más sociales, por diferenciarlos de alguna manera. Ese compromiso lo edificamos con perseverancia, y la gente lo está esperando al sintonizar el canal.

Nada de esto podríamos hacer sin la confianza que los ejecutivos del canal tienen en las decisiones artísticas que producimos y programamos. Hay una libertad de trabajo que permite incluir en pantalla contenidos que trascienden la lógica de entretenimiento y negocio que esencialmente rige la TV. Por suerte, la sociedad ha sabido recibir estas acciones con entusiasmo. La gente creyó en esta campaña, lo que habla de la credibilidad del mensaje, del canal y de la TV en general.

La campaña con Missing Children, que posibilitó que en cinco días se encontrara a tres chicos, demuestra que la televisión puede ser un medio social de una dimensión desconocida. Incluso a nosotros, que hacemos televisión a diario, nos sigue asombrando.

* Director y subdirectora artística de Telefé, respectivamente.