La salida de Jorge Lanata como director y accionista del diario Crítica suscitó un cruce de acusaciones y versiones entre Clarín y Crítica. Si algo deja como saldo positivo este cruce, es que los lectores que consultaron ambos diarios pueden obtener provechosa información acerca de ambos.

DESPEDIDA

Carta del director del diario
Crítica de la Argentina a los lectores

Debo ser una de las personas que más se ha despedido en los medios. Hay quienes lo han visto como una especie de postura dandy: -Se aburre y se va – dicen, etiquetando. Seguiré vinculado al diario y vuelvo a la televisión. Jorge Lanata.

14:15 | 05.04.2009

Debo ser una de las personas que más se ha despedido en los medios. Me despedí de Página/12, de Veintitrés, de la radio. Me despidieron de la televisión. Me he despedido como víctima de la fatalidad o como ejercicio de libertad. Hay quienes lo han visto como una especie de postura dandy: -Se aburre y se va – dicen, etiquetando.

Hace muchos, muchos años decidí vivir de acuerdo a lo que pienso. Vivo, entre otras
contradicciones, la de levantar empresas sin decidirme a ser un empresario: no creo que el dinero otorgue la razón, ni siquiera que sea un mérito tenerlo. Siempre me causó gracia esa costumbre que lleva a los demás a felicitar al dueño de un auto o una casa nueva, “Te felicito”, dicen. Nunca te felicitan por tener una idea. Dirigir un diario exige no sólo luchar para captar lectores, tener buenas notas, comunicarlas con ingenio, pelearse con los otros medios, el poder, etc., sino también desvelarse por la distribución, el costo del papel, los ajustes de salarios, la falta de publicidad, las estrategias de crecimiento, los bancos y las cuentas. Comencé esta empresa con un veintiocho por ciento de su propiedad y después de volver –otra vez– a vender una casa y poner mis ahorros pero el vértigo del primer año paralelo al crecimiento del proyecto, llevó a que el necesario aporte del resto de los socios redujera mi participación a un 5%. Una empresa, claro, no sólo depende del dinero para comenzarla, sino del flujo para mantenerla mientras se estabiliza. Vivo de mi trabajo, no tengo capital y realmente no soy útil en la desgastante pelea entre quienes disponen del dinero y quienes lo gastan en la producción.

En acuerdo con el resto de los accionistas decidí dejar la dirección periodística de Crítica de la Argentina, aunque seguiré vinculado al diario escribiendo cada domingo el panorama político junto a Luciana Geuna y Jesica Bossi. Marcelo Figueiras, el presidente de la empresa, Antonio Mata, el resto de los accionistas y los editores de la redacción continuarán con su trabajo de siempre en un diario que crece y se consolida en el camino hacia su segundo año en el mercado.

Nuestro contacto, de todos modos, seguirá siendo cotidiano: desde el próximo martes 14 vuelvo a la televisión con Después de todo, un ciclo diario de 20.00 a 20.30 en el Canal 26. Y los domingos en Crítica de la Argentina. Sigo buscando, como ven, motivos para complicarme la vida.

PD: Párrafo aparte merece la reacción de ayer de algunos medios al informar con verdadera mala leche sobre esta noticia. Es gracioso y patético verse corrido por izquierda por Clarín: que el diario que convivió e hizo grandes negocios con los militares (Papel Prensa, junto a La Nación), gerenciado por la señora que se sospecha apropiadora de hijos de desaparecidos, que implementa el terror como política laboral (no tiene, por ejemplo, comisión interna) sostenga en un artículo sin firma que Crítica “moderó últimamente su posición sobre Kirchner” es tan torpe que resulta cándido. “Lanata se va por la caída en las ventas” dice Clarín luego de aclarar que no tiene cifras del IVC sino afirmaciones del mercado. Crítica tiene, sin embargo, cifras del IVC: en febrero Clarín cayó 61.875 ejemplares los domingos y 26.213 de lunes a viernes. Cifras altas incluso para los 250.000 ejemplares promedio de Clarín. El diario que montó ilegalmente Radio Mitre, que obtuvo Canal 13 del menemismo y logró la fusión monopólica del cable con Kirchner nos acusa de falta de independencia. Clarín no soporta que no le tengan miedo. Me hubiera gustado, al menos, dar esta pelea con Roberto Noble, su creador, y no con su lobbista Héctor Magnetto y el genuflexo señor Kirschbaum, cada día más encorvado por decir que sí. Nada de lo que digan sobre nosotros cambiará la imagen que ustedes tienen al mirarse al espejo.

Sociedad

BAJA CIRCULACION Y MAGROS
INGRESOS POR PUBLICIDAD

Lanata renunció a Crítica de la Argentina para ir al canal de Pierri

Jorge Lanata renunció ayer a la dirección de Crítica de la Argentina. Si bien, el diario no es monitoreado por el IVC (el Instituto de Verificación de Circulación) fuentes del mercado estiman que la venta en todo el país no supera los 11.000 ejemplares en promedio incluidos los 6.000 que se venden en Capital Federal.

La baja circulación y los muy magros ingresos en publicidad azuzaron las diferencias entre Antonio Mata (el accionista mayoritario) y Lanata.

Mata, es el ex presidente de Aerolíneas Argentinas. Hay un dato político que no es menor: está duramente enfrentado con el secretario de Transporte Ricardo Jaime, y compró su parte en el diario en noviembre de 2008. Es, a la vez, el dueño de Air Pampas, una aerolínea que no tiene autorización oficial para operar y que depende de Jaime para ponerse efectivamente en marcha. Crítica, que comenzó a editarse hace un año, exhibía una aparente oposición al gobierno, aunque su postura fue virando hacia posiciones conciliadoras . Fuentes cercanas a Lanata intentaron ayer presentar su alejamiento de la dirección del diario como una cuestión de discrepancia política.

Todo se aceleró en los últimos días en Crítica. Lanata ya tiene un contrato firmado para hacer televisión en el Canal 26, propiedad de Alberto Pierri, titular de la Cámara de Diputados durante los dos gobiernos de Carlos Menem.

En la tarde de ayer, mientras Jorge Lanata terminaba de sacar sus cosas del despacho que tenía asignado en Crítica, comenzaron a difundirse gacetillas por mail, en las que se anunciaba el comienzo, desde el martes 14 de abril a las 20 horas, de su nuevo programa. Se llamará “Después de todo”, y tendrá media hora de duración.

Aunque se afirmó de manera oficiosa que Crítica seguirá editándose, y que el mismo Lanata continuaría como columnista, en la redacción, el personal está ya en estado de asamblea, no convocada formalmente aún, pero ya concretada de hecho.

Ayer, los periodistas evaluaban en estado de alerta los escenarios futuros ya sin el director periodístico en su cargo.

El jefe de redacción, Guillermo Alfieri se había negado a sustituir a Lanata en la conducción del diario. Mientras, el resto de los editores, los redactores y los cronistas, decidían continuar trabajando en la edición del diario.

Mata, junto a Marcelo Figueiras, accionista también -minoritario- implementaron un fuerte ajuste en los gastos. Los colaboradores externos, por ejemplo, dejaron de cobrar., según se afirmó.

Los inconvenientes empezaron a vislumbrarse en Crítica en octubre del año pasado cuando el ex juez Gabriel Cavallo y el abogado Pablo Jacoby, que eran entonces los mayores accionistas, decidieron vender su participación en el diario, por no compartir aspectos clave de la política editorial.

A la vez, la incursión de Lanata en el teatro de revista como “capocómico” habría generado malestar en ambos. Y, mas tarde, también en Mata. La aventura actoral de Lanata también fue un fracaso. La obra, Rotativas en el Maipo 2009, se estreno el 24 de octubre del año pasado en el precisamente en el Teatro Maipo. Durante la primer semana se vendieron 1937 entradas, y la capacidad del Maipo permite la asistencia de 4500 personas por semana.

De allí en adelante la caída fue sostenida.

En la obra, el periodista, llevaba la tapa ya impresa del día siguiente de Crítica e improvisaba un monólogo comentando las noticias. La obra bajó de cartel el 20 de diciembre, volvió a representarse el 9 de enero, y dejó definitivamente las carteleras el 22 de marzo.

Anuncios