Un comunicado de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) denuncia el deterioro de la libertad de expresión en la Argentina, tomando como indicadores las inspecciones de la AFIP para evitar la alta evasión impositiva y previsional (la AFIP está actuando a raíz de denuncias de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) y la presentación por parte del gobierno del proyecto de ley de servicios audiovisuales con el que desea modificar la ley de radiodifusión de 1980 firmada por Jorge Videla. Nota publicada en Clarín.

LA ENTIDAD CRITICO TAMBIEN EL PROYECTO DE RADIODIFUSION

Para Adepa, la libertad de prensa “se ha deteriorado gravemente”

Aseguran que en el país el periodismo “es visto como un enemigo a derrotar”.

En la 139° Junta de Directores de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) se concluyó que la libertad de prensa en la Argentina “se ha deteriorado gravemente”.

Según el documento con las conclusiones que leyó el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la entidad, Carlos Gamond, “en sintonía con el serio debilitamiento institucional que se observa en varios aspectos de la democracia argentina, en los últimos seis meses la situación de la libertad de prensa se ha deteriorado gravemente”.

El mismo documento que considera que al contexto político de “crisis republicana”, señaló que “tenemos la certeza de que un diario se acalla mediante el estrangulamiento económico. Muchas hojas de todos los rincones del país, algunas centenarias, y todas honradas por el servicio diario que prestan a la comunidad en que circulan se encuentran en peligro de extinción.”

Entre las conclusiones Adepa también destacó que “con diarios empobrecidos se dificulta la libertad de prensa. Pero, con diarios enriquecidos por el favor oficial la libertad de prensa directamente desaparece”. La entidad admite que la crisis golpeó en los medios pero remarca que mientras otros países dictan medidas para preservarla, en el país el Estado “compromete” su destino a pesar de su rol institucional estratégico.

“El periodismo es visto por una parte del Gobierno como un enemigo a derrotar; por eso la compra de medios a través de adláteres”, razona el documento.

Entre los capítulos que considera preocupantes, Adepa menciona el proyecto de ley de Medios Audiovisuales. “Genera suspicacias el momento, el contenido y el ámbito en el que se da esta discusión”. Al respecto pidió “evitar la discrecionalidad y la retroactividad, garantizar la seguridad jurídica y preservar la diversidad existente”.

En su discurso, Gamond recordó los comentarios oficiales respecto a la información de los medios sobre las candidaturas testimoniales. “Se ha dicho que eran inventos de los medios de incomunicación. La descalificación es absoluta”.

Adepa recordó que “pocos países del mundo, y ninguno del tamaño relativo de la Argentina, pueden mostrar tantos y tan diversos medios de comunicación en los distintos soportes tecnológicos”.

El documento además destaca que esos mismos medios “se someten todos los días al escrutinio de la opinión pública” y que “no están llamados a disputar el poder político”; sino que “asumen el compromiso social de difundirlo, examinarlo y criticarlo, representando así a la multiplicidad de voces de la sociedad”.

Anuncios