Ante la falta de elaboración de planes de políticas públicas por parte del Estado en materia de convergencia tecnológica y de “Sociedad de la Información”, las principales cámaras empresarias del sector presentaron su propuesta de “Agenda digital”. Publicado en Bloggers Report.

23/09/2008 – El panel de los CEO

Un consenso en el camino

Hace años que se habla de Agenda Digital en la Argentina pero hace menos de un mes que esa expresión se convirtió en un papel. Tres cámaras y una red de ONG dedicadas a esta temática lanzaron el documento Bases y Lineamientos para una Agenda Digital. Ahora, lo presentaron formalmente en Expocomm 2008 y un panel de tres CEO de empresas del sector se ocupó de analizarlo.

Apenas 129 páginas lograron que el sector TIC se pusiera de acuerdo. Y quedó claro en la primera jornada de Expocomm 2008, dedicada al tema Sociedad de la Información. Como adelantara PuntoGov semanas atrás, tres cámaras -CABASE, CESSI y CICOMRA- y RODAr (Red de ONG Digitales de la Argentina) presentaron formalmente el resultado de su trabajo de meses. Se llama Bases y Lineamientos para una Agenda Digital, e incluye propuestas en diez ejes: Infraestructura, Educación, Gobierno Electrónico, Recursos Humanos, E-Salud, E-Justicia, TIC y Economía, Investigación y Desarrollo, Marco Legal, y Seguridad. “Es una contribución a un esfuerzo mayor que, por supuesto, tiene que liderar el gobierno nacional. En CICOMRA pensamos que la Argentina creció mucho el último año pero el uso de las TIC podría ser más efectivo si hubiera un plan”, dijo Norberto Capellán, presidente de la entidad.
Todo empezó en el acto de presentación de un libro en el que se encontraron algunos de los allí presentes. A la hora del brindis comenzaron a pensar en trabajar juntos. “Cada entidad tenía trabajos propios y acciones puntuales y, a pesar de que a veces teníamos ideas distintas, pudimos consensuar este documento”, contó Ariel Graizer, presidente de CABASE.

Enfatizando que se puede trabajar en conjunto a pesar de las diferencias, Miguel Calello, presidente de CESSI, destacó que “el documento no es perfecto pero es un puntapié inicial y creemos que están todos los puntos que deben ser considerados en una Agenda Digital. Lo pensamos como una contribución de la industria a la sociedad. El objetivo es que haya un plan de desarrollo donde la Agenda Digital sea una herramienta estratégica. Pero se requiere decisión política al máximo nivel de gobierno y presupuesto”. El ejecutivo admitió que existe decisión política y que el presupuesto surgirá cuando esté definida la Agenda Digital. No obstante, para graficar la realidad del país, mencionó que en el último ranking tecnológico del World Economic Forum, la Argentina se ubicó en el puesto 77 sobre 127 países mientras Chile ocupa el puesto 34 y Brasil el 59. “Para aumentar la competitividad deberíamos aumentar el presupuesto en TI en US$ 1.000 millones por año”, disparó Calello.

Verborrágico como siempre, Alejandro Prince, presidente de RODar, prefirió definir el documento como una “obra abierta”, concepto usado en arte digital. Y se preguntó si se puede plantear que con TIC todo mejora o si se adoptan más las TIC cuando están salvadas otras brechas, entre ellas, la educativa y la económica. “Estos son los dos extremos y no creo en ninguno -dijo Prince-. Hace falta impulsar la industria del cine, la lucha contra el Mal de Chagas, dar la copa de leche y empujar las TIC. Es una sinergia entre todo”.

Los CEO
Un eje del documento mencionado reiteradas veces por los oradores fue la necesidad de tener “Recursos Humanos capacitados”. Pero con un sentido amplio: desde profesionales de tecnología hasta alumnos que sepan utilizar una computadora. Guillermo Cascio, presidente y gerente General de IBM Argentina desde enero de 2008, afirmó que “la capacitación en todos los niveles es muy importante porque la Argentina no genera 400.000 ingenieros por año como la India e IBM toma cinco personas por día desde hace tres años. Y me permito incluir el tema de los estándares, que hoy existen y son indispensables para poder competir”. Nuevamente Cascio apeló al ejemplo de la India para mostrar la importancia del eje

Infraestructura: “En los años 60, la India apuntaló los institutos de tecnología y la capacitación pero necesitaba que las empresas del primer mundo se instalaran allí porque no tenía infraestructura. Hasta que llegó la fibra óptica y ahora el talento indio se puede ofrecer a través de un cable”. El ejecutivo manifestó que es muy importante posicionar la “marca Argentina” y que la Agenda Digital puede ayudar a que las empresas del sector se pongan de acuerdo en cómo venderse al exterior. Y opinó que no se puede competir por volumen, que hay que buscar las áreas diferenciales porque “si apuntamos a competir por precio podemos convertirnos en un ‘país de bajo costo'”.

El interior del país y la asimetría con las grandes ciudades en términos de Agenda Digital fue la mirada que eligió Alejandro Raffaele, Country Manager de Sun Microsystems Argentina, quien emitió diagnóstico y remedio: “Hoy hay una necesidad insoslayable de tener una Agenda Digital porque si se mira el interior hay una gran divergencia sobre lo que requiere respecto de una Agenda Digital. Y ya hay cosas que se pueden hacer. Un punto es la interoperabilidad, el uso del Open Document Format, un estándar de comunicación que puede hacer ahorrar cientos de miles de pesos en intercambio de datos entre gobierno y provincias. Otro punto es la sustentabilidad de las TIC porque este año el gasto anual de energía eléctrica de un servidor será más alto que su costo. Si el gobierno no genera políticas en este sentido seguiremos viviendo en islas tecnológicas”.

Y al final llegaron los pedidos. Eduardo Caride, presidente ejecutivo del Grupo Telefónica para Argentina y Uruguay, disparó (en todas las acepciones) algunas “palancas que se pueden trabajar en conjunto entre empresas y gobierno”. En principio destacó el espectro radioeléctrico que “se necesita para el crecimiento de la banda ancha inalámbrica” y una estructura impositiva “en beneficio de los clientes”. Según explicó, la industria celular “tiene una carga impositiva del 37 por ciento, en algunos casos son tasas similares a las del whisky o los perfumes. Y la telefonía fija tiene impuestos del 30 por ciento”. También mencionó “las tarifas telefónicas y el triple play porque, para el despegue de la banda ancha fija, hay que acordarse que las tarifas están congeladas desde 2001 y hay muchos países que están haciendo inversiones para llegar con la fibra óptica a los hogares”. Esta tecnología se llama Fiber-To-The-Home (FTTH) y acaba de ser lanzada en España. Por último, citó el servicio universal y pidió un subsidio para la compra de computadoras.
Con expresiones de deseo o reclamos, sin duda el tema Agenda Digital logra consensos, y no es poco. Está por verse si logrará algo más. Pero al menos la idea está en el aire.