El fallecimiento de Nicolás Casullo conmovió a sus alumnos, compañeros y lectores. Su calidad humana, su vigor intelectual, la calidez de su trato y el valor de sus textos y de sus clases, complementaron un compromiso consecuente con la construcción de un mundo más justo que Casullo deja como legado.