El diario Crítica publica una versión del Financial Times según la cual Rudy Ulloa habría pretendido comprar parte del paquete accionario de Clarín. Ulloa es ex chofer y ex secretario de Néstor Kirchner.

EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS

Financial Times: Rudy Ulloa habría intentado comprar parte de Clarín

Según el diario británico, el ex chofer de Néstor Kirchner habría realizado la oferta cuando se iniciaba el conflicto entre el Gobierno y el campo. El objetivo del ex presidente sería “reestructurar el sistema de medios de comunicación”.

28.06.2008

El diario Financial Times le atribuyó a Rudy Ulloa Igor el intento de compra de Clarín. (Opi Santa Cruz)

Un informe publicado por el prestigioso diario británico Financial Times aseguró que Rudy Ulloa Igor, el ex chofer de Néstor Kirchner, habría intentado comprar una importante parte de las acciones del Grupo Clarín a fines de marzo, cuando el conflicto entre el Gobierno y el sector agropecuario recién comenzaba, y las acusaciones del oficialismo hacia el multimedio todavía no habían llegado.

El artículo publicado esta semana le atribuye la confirmación de la información a un “asesor regular” del Grupo, quien precisó que la oferta fue similar a la que días más tarde realizara Ulloa por Telefe, empresa que luego negó la información. También detalló que la propuesta se llevó a cabo cuando el CEO de Clarín, Hector Magnetto, recibía un tratamiento médico en un hospital del extranjero.

La nota también asegura que la senadora nacional por la Coalición Cívica, María Eugenia Estenssoro, ratificó la versión y remarcó que es probable que el ex presidente Kichner haya buscado ingresar en el Grupo Clarín a través de un inversor de su entorno cercano.

En declaraciones a Críticadigital, Estenssoro explicó que esta oferta forma parte de una “una estrategia de concentración de poder, de apropiación de sectores de la economía”, y que busca “presionar a las empresas para que vendan una parte u hostigarlas para que entre algún amigo del Gobierno”.

El autor del informe, el periodista Pablo Rosendo González, consultó con Néstor Kirchner esta versión, pero el ex presidente la desmintió: “El hecho de que empresarios locales, con intereses en Argentina participen en la toma de decisiones en algunas compañías puede ser positivo si los valores estratégicos de estas empresas, para el desarrollo y el crecimiento de nuestra sociedad, se mantienen al frente. Este puede ser el caso de Repsol YPF o Aerolíneas Argentinas, pero nunca de un diario, radio canal de televisión. No entiendo que tiene que ver una cosa con la otra”.

AHORA LE TOCA A CLARÍN. A pocos días de la oferta de Rudy Ulloa, el oficialismo inició una campaña propagandística de agresión hacia el Grupo. El puntapié inicial lo dio la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el 1 de abril, cuando acusó al diario Clarín de publicar mensajes “cuasi-mafiosos”. Pocos días después, las agrupaciones kirchneristas pegaron carteles en la vía pública que decían “Clarín Miente, Clarín quiere inflación, Clarín Aprieta”.

Al mismo tiempo, Gabriel Mariotto, titular del Comité Federal de Radiodifusión (COMFER), el organismo encargado de controlar la actividad de los medios, anunció que el Gobierno preparaba una iniciativa para modificar la Ley de Radiodifusión. Uno de los objetivos centrales de esta reforma sería desarmar el monopolio del Grupo Clarín.

Para la senadora Estenssoro, los Kirchner y Clarín habían sido aliados estratégicos y al fracaso del intento de compra “empieza esta guerra”. “Ahí se terminó el romance y la amenaza de la nueva ley vino después”, aseguró.

“La Ley exigirá desinversiones si la porción de mercado excede el 35% y también pedirá que la participación de accionistas extranjeros en medios nacionales no superen el 30%, afectando a accionistas del Clarín. Fintech, un fondo norteamericano, posee el 40% de las acciones de Clarín y de Multicanal”, dice el artículo del Financial Times.

Políticos que conversan diariamente con el ex presidente aseguran que en privado repite esta frase: “Me llevé puestos a los militares, a la Iglesia y al FMI. Ahora le toca a Clarín”.

Anuncios