Interesante artículo crítico de Gabriel Sosa en El Universal que reseña el trámite administrativo favorable a Televisa para expandir, en régimen de monopolio en muchas ciudades mexicanas, su sistema de tv por cable.

Columna “Telecom y Medios”

El voto contra la concentración Televisa-Cablemás

Por Gabriel Sosa Plata – El Universal, 27 de mayo de 2008

Miguel Flores Barnés, comisionado de la Comisión Federal de competencia (Cofeco), fue el  único integrante del pleno de ese órgano que se opuso a la autorización para que Televisa adquiriera el 49 por ciento de la empresa Cablemás. Sus argumentos son de fundamental importancia para conocer si estas concentraciones benefician o dañan la competencia en el sector. 

La semana pasada, al comentar el tema en esta columna, dijimos que hubo uno o dos  comisionados de la Cofeco que no estuvieron de acuerdo en la operación. Algunos lectores me escribieron ese mismo día para decirme que sólo se trató de Flores Barnés y que su voto podía ser consultado en la “poco amigable” página en Internet del órgano antimonopolio.

El documento fue presentado el 11 de diciembre de 2007 durante la sesión en la que el pleno de la Cofeco emitió una nueva resolución en respuesta al recurso de reconsideración interpuesto por Paxia, empresa de Televisa, a la resolución del 8 de agosto de 2007, relativa a la compra de Cablemás. En esta última resolución se concluye, en principio, que la operación podía tener efectos contrarios a la competencia.

Al presentar el 24 de septiembre de 2007 el recurso de reconsideración, Televisa ofreció una serie de compromisos relacionados con el “must carry”, el “must offer” y con otras condiciones a las que se obligaba para que la Cofeco autorizara la operación. Sin embargo, en opinión de Flores Barnés, dichas condiciones “no están directamente vinculadas a corregir, prevenir o superar los efectos anticompetitivos que pudieran derivarse de la concentración pretendida”.

El comisionado retoma la resolución original de la Cofeco y cita que la concentración posicionaría a Televisa como el principal operador en 21 mercados de distribución y comercialización de paquetes de canales en televisión de paga. En 11 mercados, peor aún, sería el único. Tal situación, dice Flores Barnés se encuentra en los supuestos establecidos en la Ley Federal de Competencia Económica para que la Cofeco impugnara y no autorizara la concentración de Televisa.

“Grupo Televisa –dice el comisionado- adquirirá el poder de fijar unilateralmente los precios –en el mercado de suministro de canales de televisión y audio restringido- en los municipios de Camargo, Cuauhtémoc, Delicias y Meoqui, Chihuahua; Tepeji del Río, Hidalgo; Lagos de Moreno y Ocotlán, Jalisco; Los Reyes Acaquilpan y Chimalhuacán, Estado de México; Chetumal y Mahahual, Quintana Roo; Ciudad Mante, Tamaulipas; Coatzintla y Minatitlán, Veracruz; Tecate y Playa de Rosarito, Baja California; Iguala y Zumpango del Río, Guerrero, y Tula de Allende, Hidalgo, por el simple hecho de que será el único vendedor (monopolio) de los servicios de televisión y audio restringido o, al menos, tendrá una participación en el mercado que le otorgará poder sustancial en dichas localidades”.

De igual manera, Televisa “podría desplazar indebidamente a otros agentes o podría impedir su acceso al mercado relevante, en virtud de que estaría en posibilidad de ejercer su poder o llevar a cabo prácticas monopólicas relativas”. Para evitarlo, la Cofeco estableció las condiciones ya mencionadas, pero en opinión del comisionado “no son suficientes para reparar aquellos daños que se pudieran dar con la operación en el mercado relevante”.

Contra Telmex

Flores Barnés también cuestiona el hecho de que se haya establecido un trato discriminatorio para que las empresas con más de cinco millones de usuarios e ingresos mayores a los mil 500 millones de dólares anuales (es decir, Telmex) pudieran adquirir, en las mismas condiciones de los demás operadores, el paquete de canales ofrecidos por Televisa.

“Esta limitante –dice el comisionado- es incongruente con el espíritu de este condicionamiento (“must offer”) debido a que impediría que agentes económicos que pudieran competir con Grupo Televisa en diversos mercados –en los que se adquiere con esta operación poder sustancial- tuvieran acceso a los contenidos más populares. Esto no resulta conveniente si lo que se busca es que Grupo Televisa enfrente en igualdad de condiciones a otros agentes económicos, incluyendo a aquellos que tengan sus mismas dimensiones.”

Durante la sesión en la que se votó la resolución, el comisionado propuso que en los mercados donde Televisa fuera monopolio se estableciera a sus suscriptores un precio idéntico al precio más bajo que ofreciera por paquete o canal en cualquier localidad en la que Cablemás operara y en la que existiera al menos un competidor. La propuesta fue rechazada, al igual que la idea de una desincorporación de Televisa en la operación de los servicios de televisión restringida en las localidades donde se tenía identificado un daño a la competencia y libre concurrencia.

 Uno de los últimos temas abordados en el voto de Flores Barnés es el relacionado con la misma impugnación de Televisa a la resolución inicial de la Cofeco. Después de analizar jurídicamente el procedimiento, concluye que al ser fundadas algunas razones expuestas por la quejosa y al establecerse, en una especie de recorte y pegado las nuevas condiciones, lo que procedía era revocar la resolución y emitir una nueva en la que no se autorizaba la concentración “pues no era posible que se cumplieran las condiciones impuestas”.

Sin embargo, el reconocido abogado egresado de la Escuela Libre de Derecho, no pudo convencer sus compañeros. Pesó más la defensa de Televisa que las incongruencias jurídicas y las nefastas consecuencias que esta concentración generará en el mercado de la televisión mexicana.

Telefónica, inversión extranjera y radio

Con sus dimes y diretes Telmex inició, por fin, la interconexión de Telefónica. Lo que procede ahora es saber si la empresa española ha violado o no la legislación mexicana en materia de inversión extranjera. El “secreto” lo tiene la Secretaría de Economía, cuyo subsecretario de Normatividad, Inversión Extranjera y Prácticas Comerciales, Carlos Arce, reconoció el año pasado a la agencia Blooberg que Telefónica tiene un “permiso especial” otorgado por la dependencia para operar en telefonía fija. ¿Es posible que haya autorizaciones “especiales” en contra de lo que establece la ley? La dependencia que encabeza Eduardo Sojo debe una explicación… No se pierda la exposición “Días de Radio”, inaugurada el pasado fin de semana en el Museo Franz Mayer (Hidalgo 45, Centro Histórico), con motivo de los 25 años del Instituto Mexicano de la Radio (IMER).

Profesor e investigador invitado de la UAM-Cuajimalpa

Anuncios