Nota de Angeles Castro en La Nación sobre la obligación de soterrar el tendido de televisión por cable en la ciudad de Buenos Aires, incumplida por las empresas prestadoras del servicio e ignorada hasta ahora por el gobierno comunal.

Invasión del espacio público en la ciudad

Macri asegura que exigirá soterrar más cableado aéreo

Pretende hacer cumplir la ley vigente y ampliar su alcance

Por Angeles Castro – LA NACION – Jueves 15 de mayo de 2008

El gobierno porteño y los diputados oficialistas empezarán a trabajar en el mediano plazo en un nuevo proyecto de ley para obligar a los operadores de televisión por cable a soterrar sus tendidos en una superficie de la Capital superior a la prevista actualmente, que sólo abarca el casco histórico y el microcentro.

En el corto plazo, en tanto, el Poder Ejecutivo emprenderá las acciones necesarias para lograr que las empresas Multicanal, Cablevisión y Telecentro cumplan con la exigencia de retirar el posteado y llevar su red bajo tierra en la mencionada zona, en la que hoy están en infracción.

Así lo confirmaron ayer a LA NACION el jefe de gobierno, Mauricio Macri, colaboradores y fuentes legislativas. Lo hicieron a pocas horas de que quede definitivamente firme, hoy, el fallo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) local que habilitó a más empresas a instalar tendidos aéreos de videocable en la ciudad, excepto en el área céntrica, al declarar inconstitucional un artículo de una ley que sólo autorizaba este tipo de redes para los tres operadores ya existentes.

Tal como informó LA NACION en ediciones anteriores, la posibilidad abierta por la Justicia de que nuevos cables invadan el espacio público aéreo porteño despertó numerosas quejas de los vecinos. Temen que al evidente incumplimiento de la exigencia de soterrar en el casco histórico y el microcentro, y a los casos de colocación irregular de los tendidos -que invaden incluso los balcones- se sumen nuevos trastornos.

En sintonía con el ánimo de los ciudadanos, ayer Macri señaló a LA NACION: “En las áreas centrales no se puede convivir con los cables. Vamos a hacer una propuesta para que las empresas soterren una parte importante”.

Pero señaló: “En todas las grandes ciudades del mundo se ha soterrado, entonces los operadores deben entender que tienen que soterrar una parte importante; será algo razonable, porque tampoco queremos fundir a un grupo nacional que ha invertido durante años”. Se refería al Grupo Clarín, que controla el 60% de Multicanal y Cablevisión.

Etapas 

Colaboradores de Macri explicaron que, en primer lugar, el gobierno porteño instará a las empresas a respetar la prohibición vigente para los tendidos aéreos en el casco histórico y el microcentro, a la que actualmente hacen caso omiso.

En ese sentido, aseguraron, existieron conversaciones con representantes de las compañías, quienes -dijeron- mostraron buena voluntad para concretar la adaptación.

En rigor, deberían haberlo hecho dentro de los 18 meses posteriores a la sanción de la ley que estableció la restricción, aprobada en diciembre de 2005; o sea que el plazo venció hace meses.

Consultado, el presidente de la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC), Walter Burzaco, respondió a LA NACION: “Estamos en diálogo permanente con el gobierno y hablamos de todas las cosas que hacemos y que tenemos que hacer. Por supuesto que planeamos cumplir con la exigencia; el plazo dependerá del tiempo que demande que el gobierno porteño nos dé los permisos. Tenemos las condiciones económicas adecuadas para poder cumplir con el soterramiento en el área central”.

Más adelante, sin embargo, la administración de Macri dará otro paso: tanto los colaboradores del jefe de gobierno como fuentes parlamentarias del oficialismo confiaron que avanzarán con una iniciativa para establecer por ley nuevas zonas en las que los operadores de videocable no podrán instalar redes aéreas.

El proceso, anticiparon, será lento, porque los costos del soterramiento son altos, y apuntará principalmente a las áreas de alta densidad poblacional.

El mismo proyecto de ley, prevé el macrismo, intentará llenar el vacío legal que dejó abierto el fallo del TSJ, pues permite que más empresas instalen tendidos aéreos, mientras por ley las columnas sólo tienen capacidad para tres conexiones, ya ocupadas por los operadores activos.

Anuncios