El Comité Federal de Radiodifusión -autoridad regulatoria en materia audiovisual, intervenida por el Poder Ejecutivo desde la recuperación constitucional de 1983- regresa a la órbita de la Secretaría de Medios (estuvo durante un lustro en Sec. Gral. de la Presidencia). Nota de Nicolás Wiñazki en Crítica.

el comité DE RADIODIFUSIÓN CAMBIÓ DE JURISDICCIÓN

Alberto se quedó con el COMFER


El traspaso responde a un plan de reestructuración en el sistema de medios que profundiza la concentración. Estudian un nuevo destino para el titular del organismo afectado, Julio Bárbaro, quien mantiene una mala relación con Fernández.

Alberto Fernández. El jefe de Gabinete chocó varias veces con Bárbaro.

Alberto Fernández profundizó ayer el poder político que mantiene sobre los medios de comunicación. Mediante un decreto presidencial, la Jefatura de Gabinete, a través de la Secretaría de Medios, quedará a cargo del Comité Federal de Radiodifusión (COMFER), antes bajo influencia de la Secretaría General de la Presidencia.

Ahora, además de manejar Canal 7, Radio Nacional, la agencia Télam y la millonaria publicidad oficial, Fernández tendrá influencia directa sobre el organismo encargado de otorgar nuevas licencias y prórrogas de radio y televisión, y de aplicar las multas y sanciones para las emisoras y canales que violen las leyes.

El cambio produjo versiones de renuncia del actual titular del COMFER, Julio Bárbaro. Aunque fue ratificado en su cargo, desde la propia Casa Rosada dijeron que en el mediano plazo iba a dejar su puesto. “Estuvo cinco años en ese cargo, creemos que fue suficiente”, afirmaron fuentes oficiales.

Como siempre ocurre en estos casos, circularon las versiones sobre los posibles nombres para reemplazarlo, trámite que, si finalmente ocurre, tardará varias semanas en concretarse.

Uno de los candidatos es Alberto Baduán, de excelentes vínculos con la Jefatura de Gabinete, aunque corre con cierta desventaja porque hace pocos meses fue despedido del propio COMFER por Bárbaro, con quien mantuvo fuertes discrepancias políticas y administrativas.

Baduán era uno de los apoderados del PJ porteño hasta que fue despedido de la administración pública. Otro de los candidatos es Gabriel Mariotto, el actual subsecretario de Medios, que acaba de ser ratificado en su cargo, por lo que preferiría seguir en esa función.

Bárbaro ayer se sentía respaldado por la actual administración y por los más importantes empresarios de medios: “Es la primera vez en muchos años que el COMFER no mantiene conflictos con los multimedios”, explicaron en su entorno.

El COMFER toca temas muy sensibles para los intereses de las empresas de medios. En la actualidad, sólo por poner dos casos, debe decidir sobre la entrega de la licencia de la emisora AM 750, una licencia que Radio Nacional dejó vencer y que entró en licitación. También influye de manera directa en la negociación que mantiene con las autoridades argentinas el empresario mexicano Carlos Slim, uno de los más ricos del mundo, quien busca desembarcar en el negocio de la televisión por cable.

El organismo estuvo históricamente bajo el ámbito de la Secretaría de Medios –hoy manejada por Enrique Albistur–, pero el gobierno de la Alianza había decidido su traspaso a la Secretaría General.

La ONG Poder Ciudadano criticó su vuelta a la órbita de la Jefatura de Gabinete. Laura Alonso, directora ejecutiva, explicó que “era un ente descentralizado y ello podía generarle mayor independencia. A partir de hoy, eso no existe. El manejo será orientado a los intereses puros y exclusivos del gobierno de turno, no en pos del interés público y la calidad democrática.

La concentración de poder en medios preocupa teniendo en cuenta el antecedente del poco transparente manejo de la publicidad oficial”.

A pesar de haber sido uno de los primeros dirigentes del PJ porteño que apoyó el proyecto nacional de los Kirchner, en los últimos meses Bárbaro se distanció de la Casa Rosada.

Discrepó con Fernández en varias oportunidades y por temas diversos. “Yo estaba con los Kirchner cuando sólo los apoyaban seis personas. Saben que si me necesitan, pueden contar conmigo”, repite ahora en la intimidad.

Si le piden la renuncia, es probable que, a cambio, lo “premien” con alguna embajada de las trece que están vacantes, en honor al pasado y al presente de militancia conjunta.

El pac-man AF se devora la comunicación

El traspaso del COMFER se inscribe dentro de una reestructuración más grande que se inició sobre los organismos encargados de la comunicación oficial.

A principios de año, Cristina Kirchner creó la Unidad de Comunicación Presidencial, a cargo de Miguel Núñez, quien tiene bajo su cargo las áreas de fotografía, comunicados, agenda y seguimiento de noticias. En los hechos, de los requerimientos de la prensa se ocupaban Aníbal Fernández, actual ministro de Justicia y Seguridad, y Alberto Fernández, el jefe de Gabinete. Este último tiene bajo su órbita a la Secretaría de Medios, la agencia Télam, Radio Nacional y ahora al COMFER.

Anuncios