El gobierno de Néstor Kirchner, en su último día hábil de gestión, autorizó la fusión de los principales operadores de cable del país, Multicanal y Cablevisión. Esta operación legaliza la concentración del mercado de TV por cable e incrementó la presión de Telefónica para lograr autorización para ingresar al negocio. Nota de Página 12.

EL GOBIERNO FINALMENTE AUTORIZO LA FUSION ENTRE MULTICANAL Y CABLEVISION

TV por cable, sin espacio para el zapping

La Comisión de Defensa de la Competencia no encontró razones para objetar la unión entre las operadoras de cable, que pasan a dominar gran parte del mercado. También tienen una participación creciente en Internet. Telefónica pidió igualdad de trato a Kirchner.

La unión de las prestadoras de televisión por cable da lugar a un mercado de fuerte concentración.

Sobre la hora, antes de que termine su mandato y después de haber postergado una definición sobre el tema por más de un año, el gobierno de Néstor Kirchner autorizó la polémica fusión entre Multicanal y Cablevisión. La operación le permitirá al grupo Clarín, dueño del 60 por ciento del paquete accionario del nuevo consorcio, y a su socio estadounidense, Fintech Advisory, controlar casi el 70 por ciento del mercado de televisión por cable. Además, manejará el 20 por ciento del negocio de Internet, con un potencial de crecimiento significativo. La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia avaló la unión de las compañías, pese a las advertencias de especialistas y asociaciones de consumidores sobre el riesgo de que se produzcan situaciones de abuso de posición dominante.

La resolución que avala la fusión todavía no se publicó en el Boletín Oficial, pero altas fuentes oficiales confirmaron a Página/12 que ya fue firmada. El proceso de aprobación estuvo cargado de discusiones dentro de la Comisión. Una de ellas fue cómo calcular la porción de mercado que pasaría a dominar la nueva operadora. Multicanal y Cablevisión plantearon que quedarían con un 47 por ciento de participación, con 2,7 millones de clientes de televisión por cable sobre un universo de 5,7 millones de abonados. Sin embargo, algunos de los técnicos postularon que a aquella cifra debían sumarse los porcentajes que Clarín aún posee en Supercanal Holding, Teledigital (operadores en el interior del país) y en la sociedad licenciataria de DirectTV Argentina, con lo cual el control del mercado se elevaría a casi el 70 por ciento.

El presidente de la Comisión, José Sbatella, declaró a mitad de año que “en TV por cable, dos empresas tienen el 69 por ciento”, haciendo referencia a la fusión. La diferencia de interpretación no es neutra, ya que la Ley de Defensa de la Competencia prohíbe “las concentraciones económicas cuyo objeto o efecto sea o pueda ser disminuir, restringir o distorsionar la competencia, de modo que pueda resultar perjudicial para el interés económico general”.

Horacio Bersten, de Unión de Usuarios y Consumidores, hizo hincapié en los efectos negativos de un mercado concentrado. “Con un solo operador, quien no está conforme con lo que le ofrecen no puede cambiar de empresa. La compañía gana libertad para fijar la tarifa y para modificar las condiciones del servicio”, apuntó. También objetó que la Comisión no dio intervención a las asociaciones de usuarios en el expediente, pese a que en otros procesos de fusiones siempre les pidió opinión.

Ayer hubo una reunión en la Casa Rosada que no fue ajena a esta operación. Kirchner recibió al presidente de Telefónica, Cesar Alierta, durante una hora. Participaron el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el embajador argentino en España, Carlos Bettini. Telefónica también espera que no haya objeciones a la operación internacional que derivaría en la toma de control de Telecom por parte de esa empresa española. Junto con esto, Telefónica y Telecom vienen presionando en la Argentina para que se las habilite a prestar el servicio de televisión por cable, vedado por la Ley de Radiodifusión. Como Cablevisión y Multicanal tienen la posibilidad de participar en el negocio de Internet, las telefónicas pretenden cruzar la frontera para acceder a la transmisión de contenidos televisivos. Es lo que se conoce como “triple play”: telefonía, Internet y TV. De acuerdo con algunos especialistas, esa actividad mueve alrededor de 9000 millones de pesos anuales en el país.

El anuncio de la fusión entre Multicanal y Cablevisión se produjo en septiembre del año pasado, pero recién ahora se la convalida. En el medio, las empresas fueron ajustando las tarifas. Este mes se produjo el último aumento, del 5,3 por ciento promedio. En junio se había aplicado otra suba del 4,5 por ciento. La unión entre compañías incluye sus divisiones dedicadas a Internet: Fibertel y Prima, madre de las marcas Flash (banda ancha), Ciudad Internet (dial up) y Fullzero (Internet gratuita).