El nº280 de Bloggers report dedica un editorial y una de sus notas a las disputas entre cableoperadores y grupos de telecomunicaciones a raíz de la reglamentación que impide a éstos últimos prestar servicios audiovisuales, emanada de las leyes de telecomunicaciones (de 1972) y de radiodifusión (de 1980), así como del marco reglamentario de la privatización de Entel (de 1989). La mencionada disputa entre dos sectores altamente concentrados, como el de proveedores de conexión a tv por cable y de prestación de servicios de telecom, permite analizar también la ausencia del criterio de servicio público. El síntoma de esta ausencia es el rol de mero observador del Estado  en el ámbito de sus tres poderes.

SEÑAL DE AJUSTE

La necesidad de frenar el avance de Telefónica, el reclamo para que el Estado haga valer la legislación vigente e impida que se agudicen las asimetrías entre los prestadores de telefonía y los radiodifusores, junto con el anuncio de Cablevisión y Telecentro que comenzarán a brindar servicios de telefonía en 2008 son los temas prioritarios en la agenda de los operadores de TV por Cable.

– Por Analía V.García 

“Existen muchas asimetrías entre los mercados de Telecomunicaciones y de Radiodifusión”, sostuvo Walter Burzaco, presidente de la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC) y Gerente de Asuntos Públicos del Grupo Fibertel y Cablevisión. En el marco de las Jornadas ATVC 2007, integrantes de esa Cámara debatieron con legisladores y con representantes del sector académico acerca del peligro que entraña la concentración monopólica, la necesidad de una intervención firme por parte del Estado y los pasos a seguir si en el futuro Telefónica fagocita a su supuesta competidora Telecom.
Ante esa posibilidad, ATVC acudió a la justicia para solicitar una medida declarativa de certeza: “Notamos por parte de una empresa incumbente una actitud de indiferencia hacia las autoridades, de desafío al marco regulatorio”. Esto, explica el presidente de la Cámara, se ponía de manifiesto en lanzamientos de productos, acciones de marketing, iniciativas comerciales, o declaraciones periodísticas. “Pretendían iniciar ‘de facto’ un servicio de radiodifusión. Ante la posibilidad de que nos ocasionaran ese perjuicio, no nos quedó otra alternativa que ir a la Justicia para saber si estábamos leyendo correctamente la ley.” El fallo que obtuvo la Cámara ratifica la inhibición de las incumbentes para brindar radiodifusión y confirma la vigencia de la Ley de Radiodifusión 22.285. “Con este recurso, las empresas de cable obtenemos el respaldo que necesitábamos para seguir haciendo inversiones que nos permitan ingresar en la era digital.”

Matices
Para Karina Forcinito, investigadora asociada del área de Economía y Tecnología de FLACSO e investigadora de la Universidad Nacional de General Sarmiento, el planteo es un convite para analizar las causas, desde la privatización de ENTel, que desembocaron en “un conflicto entre los dos mercados por la posibilidad concreta de proporcionar Telefonía, Internet y Televisión desde las redes telefónicas o de cable”. Pero ante la necesidad de intervenir en el presente, su alarma está puesta en no perder de vista que “la concentración económica en un mercado relevante, como el de las telecomunicaciones, incluidos los medios masivos, no sólo afecta la situación económica de empresas; lo más grave es que incide en derechos políticos fundamentales, como el acceso a fuentes diversificadas de información. Por eso, vuelve impostergable el diseño de una política pública que los preserve.” Se trata de un servicio esencial, por lo cual el Estado no puede delegar su función de planificador, entiende.
“Se puede hablar de omisión regulatoria –señaló Osvaldo Nemirovsci, Diputado Nacional y Presidente de la Comisión de Comunicaciones e Informática–, pero no de ausencia permanente de marcos legales. Debemos lograr una regulación equilibrada de las telecomunicaciones y ese camino nos lleva a definir la agenda que nos falta. Pero no se puede hablar de falta de leyes”. Entre las asignaturas pendientes, sí menciona “la desagregación del bucle local, la portabilidad numérica, la norma digital de la televisión gratuita. Pero no debemos hacerlo para satisfacer a los intereses que pugnan en un sentido u otro: debemos hacerlo porque de lo contrario, la Argentina llegará tarde a incorporarse al mundo de la digitalización.”
Sobre la ‘avanzada’ de Telefónica a través de la adquisición de acciones de Telecom en Italia, y la posibilidad de que esto impacte en la conformación de la empresa en el ámbito local, Nemirovsci puntualizó: “Observo con preocupación todo lo que está pasando. Por supuesto, pienso que si la empresa absorbe a su competencia no puede seguir funcionando como hasta ahora porque estaría en contra de la legislación vigente. Por otra parte, me parece excelente que las distintas entidades tomen prevenciones y alerten sobre el tema; en lo personal, creo que el Estado no puede intervenir mientras algo no se produce. Estamos hablando de una posibilidad, que ojalá no ocurra.”

Convergencia
En orden de importancia, la necesidad de activar mecanismos eficientes de defensa de la competencia parece la prioridad en la que todos acuerdan. Para Guillermo Rozenwurcel, economista investigador del CONICET y profesor de la Universidad de San Martín, la necesidad de preservar el derecho a la pluralidad de fuentes de acceso a la información debe estar por encima de las condiciones de mercado. “Y la verdad es que si desde el punto de vista de la eficiencia hubiera que pagar un costo por preservar esos derechos, no dudaría en hacerlo. Pero los derechos constitucionales a la libertad de expresión y a la libertad y pluralidad de información se combinan con la utilidad de la eficiencia de la economía en su conjunto.” Al respecto, Forcinito destaca la importancia de compensar a los actores desfavorecidos en la competencia como condición necesaria para preservar los derechos de la ciudadanía en su conjunto”. También para favorecer a quienes se incorporan al mercado con jugadores ya consolidados y necesitan determinadas ventajas para ser competitivos.
“Les advierto, vienen por la televisión”, destacó Burzaco. Por su parte, el Gerente General de Cablevisión, Carlos Moltini, y el CEO de Telecentro, Sebastián Pierri, anunciaban en sus respectivas intervenciones que el 2008 los encontraría brindando servicios de Telefonía. Sonaba como una respuesta: a veces, la mejor defensa es un ataque.
Desde el ámbito académico, Rozenwurcel insistió en las ventajas de llevar el efecto derrame, alguna vez, a la realidad: “La organización económica del sector importa para que las ganancias que la innovación tecnológica genera no sean íntegramente apropiadas por las proveedoras del servicio”, propuso. Por su parte, en su asumida defensa de la política del Estado, Nemirovsci postuló “una alianza estratégica entre la industria, el mercado y el Estado para que, entre todos, podamos avanzar en algunos temas como, por ejemplo, achicar la brecha digital.”

Anuncios